;

El octavo mandamiento del matrimonio: sea una persona integra

Description

Si usted no es íntegro en su vida cotidiana, no puede esperar que su cónyuge le respete o crea en usted.

Éxodo 20:15 nos da el octavo mandamiento para el matrimonio:

"No hurtarás." (RVR1995)

Quizás esté preguntándose cómo el robar se aplica al matrimonio. Muy sencillo. La persona que no hurta es una persona de integridad.

Si usted siempre está engañando o haciendo trampa, será bien difícil que su cónyuge confíe en usted. Su rectitud debería hacer sentir a su pareja orgullosa. Su pareja y familia deberían testificar de su integridad. Esto es una de la cuestiones más importantes del matrimonio.

Si usted está casado con alguien y sabe que él o ella hace trampa en sus negocios, es muy difícil respetar a esa persona. Usted no puede respetar a alguien que no tiene integridad.

La integridad es una cuestión que muchas personas toman a la ligera. Sin embargo, es vital para un matrimonio saludable y fuerte ya que es muy difícil entregarse a alguien que no tiene integridad.

Si usted se da cuenta de que su cónyuge es un poco distante, si siente que él o ella no le respeta, haga un inventario y vea si usted está o no está siendo íntegro. ¿Hace trampa en su declaración de impuestos? ¿Dice esas “mentiras blancas” para protegerse o para tomar ventaja en alguna situación?

¿Se representa de cierta forma, sabiendo que en su corazón cree algo completamente diferente? ¿Es usted como la persona de la cual Salomón habla en Proverbios 23:7?

"Porque cuales son sus pensamientos íntimos, tal es él. 'Come y bebe', te dirá, pero su corazón no está contigo." (RVR1995)

Si este es un problema en su vida, acuda a Dios hoy mismo. Él le ayudará a ser esa persona de integridad que Él quiere que sea. Y, al hacerlo, se dará cuenta de que su cónyuge lo respetará y, por consiguiente, su matrimonio será fortalecido.

Related
Reflejar la imagen de Dios en el matrimonio (Parte 8)
Vida en Familia Hoy
Barreras de protección (Parte 1): Un daño menor
Alejandro Mendoza
Límites que conducen a la plenitud (Parte 1)
Sixto Porras
Promesas rotas
Sixto Porras
La Familia
Sixto Porras
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple