El mundo ha cambiado mucho

Description

En un mundo que está en constante cambio, Jesucristo sigue siendo el mismo ayer, hoy, y por siempre.

Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos. No se dejen llevar por doctrinas diversas y extrañas. – Hebreos 13:8-9a

En la comedia musical "El Rey y Yo", el rey canta una canción llamada "Perplejidad". En ella, el rey dice: "Cuando era niño el mundo era un lugar mejor. Lo que era, era; lo que no era, no era. Ahora soy un hombre. El mundo ha cambiado mucho. Algunas cosas más, otras no tanto. Hay veces en que no estoy realmente seguro de lo que sé..."

Entiendo la perplejidad del rey. En una agencia de noticias se publicó un artículo sobre cómo a quienes participaron de la ceremonia de graduación de la escuela Rock Hill en Columbia, Carolina del Sur, se les pidió que se "abstuvieran de aplaudir". Algunos no lo hicieron. Siete de ellos fueron arrestados por hacer mucho ruido al celebrar.

Estoy seguro que la historia no termina ahí, pero ¿recuerda cuando se nos alentaba a celebrar los logros de nuestros niños y jóvenes?

Es fácil entender la perplejidad del rey frente a los cambios del mundo.

En otra noticia se publicó una historia acerca de los cientos de parejas homosexuales que estaban solicitando licencias de matrimonio en California. Recuerdo cuando el matrimonio legal y espiritual estaba reservado para un hombre y una mujer que se comprometían mutuamente para el resto de sus vidas.

Como dice la canción del rey: "El mundo ha cambiado mucho. Algunas cosas más, otras no tanto".

Pero, a diferencia del rey que se encontró con que el mundo a su alrededor estaba cambiando y ya no quedaba nada seguro en qué confiar, hay algunas cosas que sé y de las cuales estoy seguro.

El escritor de la carta a los Hebreos nos dice que podemos creer que Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y para siempre. El sacrificio que hizo con su vida, y la sangre que derramó en su muerte, nos limpian de nuestros pecados hoy así como lo hicieron antes y lo van a hacer para siempre. Por su sangre hemos sido perdonados y adoptados como hijos de Dios, y ahora formamos parte de la gran familia de la fe que no tiene fronteras.

En un mundo que está en constante cambio, Jesucristo sigue siendo el mismo ayer, hoy, y por siempre.

ORACIÓN: Señor Jesús, te doy gracias por el mundo que me has dado, pero más gracias te doy por la seguridad de la salvación con que me has bendecido. Enséñame a compartir esta bendición con quienes aún no te conocen. En tu nombre. Amén.

Por: Pastor Ken Klaus

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La fidelidad de Dios a través del tiempo
Dr. Charles Stanley
Bendición en la persecución
Dr. Charles Stanley
Yo sí creo
Enrique Bremer
No podemos perder al final
John Piper
Admirable Amor
Su Presencia
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple