El mismo para siempre

Description

Aunque la relación entre Dios y el hombre cambió a través de Jesús, Su amor por nosotros ha sido el mismo desde el principio.

»Hijos de Jacob, yo soy el Señor, y no cambio. Por eso ustedes no han sido consumidos. Desde los días de sus antepasados no se han sometido a mis leyes, sino que se han apartado de ellas. Pero si se vuelven a mí, yo me volveré a ustedes. Yo, el Señor de los ejércitos, lo he dicho.» Pero ustedes dicen: «¿Cómo está eso de que debemos de volvernos a ti?» – Malaquías 3:6-7

Se cuenta la historia de un arqueólogo que desenterró una moneda en Siria que tenía impresa la imagen de un César romano y la fecha 32 a.C. Un erudito supo de inmediato que la moneda era un fraude, pero ¿cómo?

No se necesita conocer ninguna historia antigua para responder esta pregunta. Nadie que viviera en ese año podía saber que faltaban 32 años para el nacimiento de Cristo. Ciertamente, ningún artefacto hecho antes de Cristo se estamparía a.C.

Cuando pasamos del registro de la historia de antes a después de Cristo, algunas personas sienten que no solo los términos son diferentes, sino que de alguna manera Dios mismo es diferente. El Dios del trueno y del juicio atronador en la cima de la montaña ha pasado a ser el Dios de la gracia infinita; el Dios de la ira, es ahora el Dios del amor. Sin embargo, cuando nos detenemos a examinarlo a la luz de la Palabra de Dios, vemos que esto es falso. Dios nos dice a través del profeta Malaquías: "Yo, el Señor, no cambio".

Sin embargo, el solo hecho de conocer los hechos teológicos correctos no siempre significa que podamos captar y utilizar el poder de esos hechos. Pero si la Palabra de Dios realmente es la "espada del Espíritu" (Efesios 6: 17b), debemos descubrir cómo el Señor quiso que usáramos su Palabra como un arma contra el maligno.

"Yo, el Señor, no cambio", dice el profeta. Luego agrega. "Por lo tanto, tú ... no estás consumido". ¿De qué nos sirve saber que Dios nunca cambia? Por nuestra infidelidad, merecemos el juicio. Pero Dios es fiel, incluso cuando nosotros no lo somos. Dios no cambia:

Lo que ha dicho lo ha dicho para siempre.

Sus promesas se mantienen firmes para siempre.

Su amor perdura para siempre.

Su perdón es nuestro para siempre.

Su presencia está con nosotros para siempre.

El Dios que fue antes del tiempo y que creó el tiempo, es el Dios que irrumpió en el tiempo humano y cambió nuestra forma de contar el tiempo. A partir de ese momento, el Dios que pronto terminará el tiempo es nuestro fiel Dios, el Eterno, el que nos invita a compartir el tiempo eterno con Él.

ORACIÓN: Padre celestial, te alabamos por tu amor y misericordia atemporales. En el nombre de Jesús, amén.

Para reflexionar:

1. ¿De qué maneras Dios ha sido fiel en tu vida?

2. ¿Cómo ha expresado Dios su inmutable fidelidad y misericordia hacia el ser humano?


Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La Tumba Está Vacía
Frank López
Preparado (Parte 2): Testigos confiables
Alejandro Mendoza
Resumen del evangelio en cinco puntos
John Piper
Sin secretos
Cristo Para Todas Las Naciones
Verdad ayer... mito hoy
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple