;

El mejor deseo

Description

Necesitamos prosperar espiritualmente para poder disfrutar de una vida bendecida.

“Querido hermano, oro para que te vaya bien en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prosperas espiritualmente”, 3 Juan 1:2

La oración es un deseo santificado, porque puede ser puesto delante del trono de la gracia. Hay deseos que Dios no va a bendecir y oraciones que no va a responder, pero esto sí, porque es una petición conforme a su Palabra inspirada.

Esta oración de intercesión tiene un doble propósito:

Primeramente que “seáis prosperados en todos vuestros asuntos”. Sin duda exige que aquello en que estéis ocupados sea conforme a la voluntad de Dios. Eso sólo es posible para el verdadero creyente. Su vida está en plena identificación con Cristo; la mente del Señor rige el pensamiento; el corazón de Jesús hace palpitar el suyo; el sentir que orientó cada acción del Salvador genera el sentimiento del salvo. Por tanto, estoy seguro que vuestro interés y ocupaciones, los anhelos personales, los deseos, pueden ser prosperados por Dios.

En segundo lugar pido por vuestra salud. Ésta es el necesario privilegio para que podáis disfrutar de la prosperidad de vuestros asuntos. ¿De que sirve toda la prosperidad si la enfermedad impide gozar de ella? A veces Dios permite que pasemos por una grave enfermedad, tal vez alguno de vosotros esté en esta aflicción. Pero aún la más delicada situación no impide que podamos disfrutar de nuestros intereses celestiales. Las riquezas, los honores, la prosperidad material, los más altos niveles en la sociedad, incluso la armonía familiar, son cosas temporales y pasajeras, pero los intereses del Reino de los Cielos son eternos.

Es posible que la salud espiritual esté también quebrantada y no sientas interés en tus asuntos. Mi petición será contestada y Dios traerá a tu vida el respirar hondo de la oración, el deseo por los sanos alimentos de la Palabra, el volver al compromiso celestial buscando una mayor comunión con Cristo. Dios levantará tu alma del lugar en que está postrada y la elevará a las alturas celestiales donde tu vida está escondida con Cristo en Dios. Pido a Él por tu salud, la física y la espiritual.

El versículo apunta a una definitiva bendición. Que todas las cosas materiales y la salud sean como prosperas espiritualmente. La abundante gracia de Dios puede manifestarse en cada momento de tu vida. No es una provisión pequeña sino grande. Su medida está contenida en esta promesa: “Pero Él da mayor gracia” (Santiago 4:6). Nuestras debilidades serán siempre superadas por la gracia. No hay razón alguna para no prosperar espiritualmente. Podemos acudir al Trono divino de donde procede para hallar gracia para el oportuno socorro (Hebreos 4:16). Debemos acercarnos con confianza, pero también con un corazón sincero, libre de mala conciencia, y con una vida limpia delante de Dios.

Puedo decir ahora al Señor, necesito prosperar espiritualmente para poder disfrutar de todas las bendiciones que están preparadas para mí en esta vida.

Oración: Señor, permite que prosperemos espiritualmente para experimentar una vida bendecida. En el nombre de Jesús, amén.

Por Samuel Pérez Millos

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Bendecidos
Pastor Mao
Visión para la eternidad
Primeros15
Distracciones
Pastor Mao
Mentalidad en Construcción
Living Room
Impresiones de Cuaresma
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple