;

El lenguaje del tiempo

00:00

Description

Las respuestas de Dios a nuestras oraciones están condicionadas a su tiempo y al proceso que él quiere tener con nosotros.

“Por aquellos días Ezequías se enfermó gravemente y estuvo a punto de morir. El profeta Isaías hijo de Amoz fue a verlo y le dijo: «Así dice el Señor: “Pon tu casa en orden, porque vas a morir; no te recuperarás”». Ezequías volvió el rostro hacia la pared y le rogó al Señor: «Recuerda, Señor, que yo me he conducido delante de ti con lealtad y con un corazón íntegro, y que he hecho lo que te agrada». Y Ezequías lloró amargamente. No había salido Isaías del patio central, cuando le llegó la palabra del Señor: «Regresa y dile a Ezequías, gobernante de mi pueblo, que así dice el Señor, Dios de su antepasado David: “He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas. Voy a sanarte, y en tres días podrás subir al templo del Señor. Voy a darte quince años más de vida. Y a ti y a esta ciudad los libraré de caer en manos del rey de Asiria. Yo defenderé esta ciudad por mi causa y por consideración a David mi siervo”». Entonces Isaías dijo: «Preparen una pasta de higos». Así lo hicieron; luego se la aplicaron al rey en la llaga, y se recuperó. Ezequías le había preguntado al profeta: —¿Qué señal recibiré de que el Señor me sanará, y de que en tres días podré subir a su templo? Isaías le contestó: —Esta es la señal que te dará el Señor para confirmar lo que te ha prometido: ¿Quieres que la sombra avance diez peldaños o que retroceda diez? —Es fácil que la sombra se extienda diez peldaños —replicó Ezequías—, pero no que vuelva atrás. Entonces el profeta Isaías invocó al Señor, y el Señor hizo que la sombra retrocediera diez peldaños en la escalinata de Acaz.” – 2 Reyes 20: 1- 11 NVI

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en que al comenzar el año declaramos que no perderíamos nada. Hicimos algunas listas, y recuerdo que escribimos lo que debíamos hacer para no perder tiempo.

1. El tiempo es como el dinero, lo podemos administrar, calcular y organizar; pero cada uno le da un uso de manera particular.

2. Dios no trabaja en medio del desorden, es tiempo de ordenar las cosas en casa. Si queremos ver la bendición de Dios sobre nosotros debemos poner nuestra casa en orden, manejar nuestras finanzas, saber qué tiempos de calidad y como familia compartimos, cuál es el tiempo para orar juntos, para comer, etc. Siempre es necesario saber el tiempo que estamos invirtiendo en casa.

3. Dios puede sanarnos a través de un tratamiento, y no quiere decir que no pueda hacer un milagro en tu vida, es simplemente que Dios tiene tiempos y diversas maneras de obrar en nosotros.

4. En nuestra vida muchas veces hemos actuado como Ezequías: nos tomamos un tiempo para hablar con Dios, apelamos a nuestra petición con la certeza de saber que hemos sido escuchados. Lo que casi siempre se nos olvida es que la respuesta de Dios a nuestra oración está condicionada a su tiempo y al proceso que él quiere tener con nosotros.

5. Es necesario ser entendidos de las respuestas de Dios a nuestra vida a través de uno de sus lenguajes: el tiempo.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
A Su tiempo
Pastor Mao
Sigue soñando
Pastor Mao
Cuando llegue el tiempo
Pastor Mao
Ladrón del tiempo y el propósito
Pastor Mao
Malgastando el tiempo
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple