El impacto de la oración

Description

Nuestras oraciones son poderosas cuando, sin reservas, invitamos a Dios a hacer su obra en nuestras vidas.

Leer Juan 17:20-26

Dios tiene autoridad total sobre todas las personas y sobre todos los acontecimientos. El Señor conoce el corazón de los hombres, cómo va a actuar cada persona y qué pasos son necesarios para que Él lleve a cabo sus propósitos. Al mismo tiempo, el Señor nos llama a orar.

Colosenses 4:2 dice que debemos consagrarnos a la oración. La comunicación con Dios es tan vital que, de hecho, se nos dice que oremos sin cesar (1 Tesalonicenses 5:17). Nuestras vidas deben caracterizarse por la atención continua a nuestro Padre celestial y por hablar y relacionarnos con Él todo el tiempo. La Biblia explica por qué es esto tan importante:

La oración nos cambia. Si buscamos el rostro de Dios e invertimos tiempo en su Palabra, seremos transformados. Nuestros deseos serán reemplazados por los suyos y nuestra manera de pensar se alineará más con sus pensamientos. A medida que crezca nuestra comprensión de su carácter, tendremos una mejor idea de cómo orar de acuerdo con su voluntad.

El Señor responde la oración (Santiago 5:16). Dios ha prometido escuchar y responder las oraciones de sus hijos (Isaías 65:24). Él nos asegura que actuará cuando nuestras peticiones se hagan en el nombre de Jesús —es decir, cuando se correspondan con su voluntad y con su tiempo (Juan 14:13).

La oración invita a Dios a actuar. La oración no altera los propósitos o los planes de Dios, ni hace que cambie de opinión. Lo que Él ha decidido ocurrirá y sus decisiones serán exactamente las correctas para llevar a cabo lo que quiere lograr. Nuestras oraciones son poderosas cuando, sin reservas, invitamos a Dios a hacer su obra en nuestras vidas y en las de otros.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La paz: el destructor de la preocupación
Pastor Rick Warren
Escudo de la fe: protección que el dinero no puede comprar
Pastor Rick Warren
Obediencia sin ansiedad
Pastor Rick Warren
¿Y si me equivoco al orar?
Luis Palau
Gemidos indecibles
Luis Palau
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple