El gran regalo del amor de Dios

Description

Dios quiere llevarte al camino de la vida abundante y todo comienza simplemente con recibir su amor.

Pasaje Bíblico: “Nosotros amamos porque él nos amó primero” – 1 Juan 4:19    

Necesitas experimentar el amor de Dios. La parte más importante de tu día es recibir el amor de tu Padre celestial. Sin ser amado por Dios, no puedes amarlo completamente a él o a los demás. La Biblia dice en 1 Corintios 13:1: “Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido”. Estás llamado a vivir tu vida en respuesta al amor de Dios, porque Dios pide que todo lo que hagas sea hecho con amor. Si lo que estás haciendo no lo haces con amor no es agradable para él, y no puedes vivir un estilo de vida de amor a los demás sin ser amado por él primero.

Además, el deseo de Dios es abrumarte completamente con su amor en este mismo momento. Él no quiere amarte solo para que lo ames a él o para que ames a quienes te rodean. Amar a Dios y a los demás es una consecuencia natural de recibir el amor de Dios. Él te ama sólo porque te ama.

Dios anhela que vivas un estilo de vida de amor porque sabe que esa es la forma de vida más absoluta, satisfactoria, útil y pacífica para ti. Él desea liberarte de la carga de vivir para tu propio beneficio. Él quiere llevarte al camino de la vida abundante. Pero todo comienza simplemente con recibir su amor.

El amor de Dios te guiará, te establecerá, te capacitará y te deleitará por completo. Su amor te liberará, te obligará y te sustentará. Su amor por ti es eterno y real. Todo lo que necesitas hacer es simplemente abrirle tu corazón y separar un poco de tiempo ahora mismo para recibir su increíble regalo de amor.

Dios desea ser experimentado. Él está vivo y activo, pero muy pocos experimentan la vida y el amor que él quiere traerles. Hoy, después de recibir su amor, tómate un tiempo para reflexionar sobre lo diferente que te sientes y actúa después. Fíjate si sientes un gran deseo por Dios y por los que te rodean. Verás, Dios quiere que tengamos su amor para los que nos rodean. Al amar a Dios recibes su amor para los demás y te preocupas por las cosas que les importan a las personas que amas. Lo mismo sucede con Dios. Pero todo comienza simplemente siendo amado por él. No hay mejor momento que ahora, dondequiera que estés, para recibir el amor de tu Padre celestial.          

Guía de Oración:

1. Pide al Espíritu Santo que te ayude a encontrar el amor de Dios. Recibe la paz, el amor y el consuelo de Dios. Deja ir todas tus preocupaciones y tómate un tiempo simplemente para descansar en su presencia.

Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor” – Romanos 8:37-39

“‘Me buscarán y me encontrarán cuando me busquen de todo corazón” – Jeremías 29:13

2. Pídele a Dios que te revele su corazón para ti y para los que te rodean.

“Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” –  Juan 3:16

“Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados. Queridos hermanos, ya que Dios nos ha amado así, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros.  Nadie ha visto jamás a Dios, pero, si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece entre nosotros, y entre nosotros su amor se ha manifestado plenamente” – 1 Juan 4:9-12

3. Pídele al Espíritu que te ayude hoy a amar con el corazón de Dios a las personas que encuentres.

“Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros”. Juan 13:34

Debes saber que donde quiera que vayas, Dios está allí. Puedes recibir su amor en cualquier momento. Cada vez que alguien te haga daño, cuando te sientas frustrado o estresado, tómate unos minutos para ser amado por tu Padre celestial. Que su amor sea la base del tuyo en todo lo que hagas hoy.

Lectura Complementaria: Juan 17

Por Craig Denison

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
¿Por qué el verdadero tú no es una buena noticia?
Erin Davis
Bondad verdadera
Bayless Conley
Símbolos del Espíritu Santo: El sello de Dios
Osvaldo Carnival
Permaneciendo a través de la obediencia
Primeros15
Viviendo por fe
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple