El fruto de la permanencia

00:00

Description

No hay nada grande y significativo en nuestras vidas que podamos lograr sin la permanencia.

“¿Cómo sabemos que permanecemos en él, y que él permanece en nosotros? Porque nos ha dado de su Espíritu. Y nosotros hemos visto y declaramos que el Padre envió a su Hijo para ser el Salvador del mundo. Si alguien reconoce que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. Ese amor se manifiesta plenamente entre nosotros para que en el día del juicio comparezcamos con toda confianza, porque en este mundo hemos vivido como vivió Jesús. En el amor no hay temor, sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor. Nosotros amamos porque él nos amó primero. Si alguien afirma: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto. Y él nos ha dado este mandamiento: el que ama a Dios, ame también a su hermano.” (1 Juan 4: 13 – 21 NVI)

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en que si tuviera que ponerle un nombre a esta semana, la llamaría la semana de la permanencia.

1. Permanecer tiene que ver con mantenerse en un mismo lugar sin alteraciones y sin permitir que lo que suceda alrededor nos mueva. No hay nada grande y significativo que podamos lograr sin permanencia.

2. ¿Porque un árbol da fruto? Porque permanece en el mismo lugar durante un tiempo específico, ¿Quieres ver resultados verdaderamente significativos? Debes permanecer. Mientras tu sueño sea grande necesitas la permanencia como el ingrediente más importante para verlo hecho realidad.

3. El amor puesto en práctica es resultado de la permanencia en nuestra relación con Dios; es decir, la amistad consentida y cultivada con él que nos exige permanecer en su presencia.

4. La permanencia trae como resultado: crecimiento, experiencia, conocimiento profundo, agilidad, reconocimiento, confianza y fruto.

5. Cuando no vivimos bajo el principio de la permanencia dejamos las relaciones fácilmente, no nos acomodamos a ningún lugar, todo queda a la mitad, no culminamos procesos y sentimos que no encajamos en ningún grupo.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Bienaventurados los mansos
Maestras del Bien
Barreras de protección (Parte 1): Un daño menor
Alejandro Mendoza
La vida
Sixto Porras
La mejor solución
Pastor Mao
Espíritu de división
Andrés Corson
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple