;

¡El Espíritu Santo te habla!

Description

¿Cómo podemos saber si un pensamiento viene del Espíritu Santo o no? Aquí está la clave.

Podemos ver varias veces en la Biblia cómo Dios se dirige a Su pueblo, especialmente a través de la voz de Sus profetas.

Isaías anunció la venida de Jesús y profetizó sobre la obra salvadora que nuestro Dios llevaría a cabo cientos de años más tarde. El profeta nos da una información clave acerca de Jesús: “Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová” (Isaías 11:2).

Sí, Jesús cumplió esta profecía, ya que siempre fue sensible a la voz del Espíritu Santo y se dejó inspirar por Él. Cada acción de Jesús, cada decisión que tomó en la Tierra, estaban divinamente inspiradas, como podemos leer a lo largo de los evangelios. 

El Espíritu Santo vive en nosotros, ¿lo sabías? (mira 1 Corintios 3:16). Él es tu amigo, tu consejero fiel, ¡y Él te habla! ¡Créelo! Déjame compartir contigo este pequeño consejo: si un pensamiento atraviesa tu mente y toca tu espíritu, como si se tratase de una flecha acertada, puedes preguntarte a ti mismo:

- ¿Me ha animado este pensamiento?

- ¿Me ha transmitido paz?

- ¿Me ha inspirado alguna solución a mis problemas?

Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, ¡entonces es que ciertamente ha sido el Espíritu Santo el que te ha hablado!

Por el contrario, si esos pensamientos te atosigan, te hacen dudar, te entristecen... puedes tener por seguro que no vienen de Dios, sino que, o bien han sido enviados por el enemigo de tu alma para tratar de debilitarte, o bien son el resultado de tus propios pensamientos negativos. 

¿Y si decidieses ser más sensible a la voz del Espíritu Santo y estar más atento(a) a lo que Él te diga? Él quiere hablarte para guiarte por el buen camino, para conducirte a la victoria y evitarte así tropiezos. Él quiere enseñarte todo acerca del corazón del Padre.

Querido(a) amigo(a), recibe de Él la sabiduría, el discernimiento, la claridad para tomar las decisiones adecuadas y la valentía para llevarlas a cabo. Te animo a que oremos juntos ahora: “Espíritu Santo, abro ahora mismo mi corazón a Ti, y guardo silencio, a fin de recibir las directrices del Padre para mi vida. Quiero escucharte y dejarme guiar por Ti en todas las áreas de mi vida. En el Nombre de Jesús, ¡Amén!”

¡Vive atento(a) a Su voz cada día, el Espíritu Santo desea hablar contigo!

Gracias por existir,
Éric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El Toque de Jesús
Frank López
¿Qué hacer en el peor día de mi vida?
Alejandro Escobedo
Orando con el Espíritu Santo
Primeros15
Siendo enseñados por el Espíritu Santo
Primeros15
Encontrando a Dios a través de su presencia
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple