El escudo contra las flechas de Cupido

Description

La imagen distorsionada sobre el amor es un riesgoso, en especial si eres una joven cristiana que busca agradar al Señor. ¿Qué hacer entonces?

¿Sabes quién es Cupido? Ese pequeño niño alado que anda por la vida disparando "flechas mágicas" que hace que las personas se enamoren. Investigando descubrí algo que no sabías sobre Cupido… Dejando un poco de lado todo el asunto de la mitología, el nombre “Cupido” significa deseo. ¡Ya entendí por qué esas flechas pueden ser tan engañosas!

Existen algunos síntomas que aparecen cuando nuestro corazón es flechado, quizás te identifiques con alguno:

- Sientes una nueva atracción por “él”

- Cuando lo ves, todas las mariposas de la ciudad se mudan a tu estómago

- Te quedas boba mirándolo

- Comienzas a fantasear en tu mente, cómo luciría tu nombre con su apellido, cuántos niños tendrán y a quién se parecerán… Te ves caminando al altar junto a él… Bueno, quizás exagero un poco, pero creo que entiendes mi punto.

- El resto del mundo pierde importancia y solo su imagen da vuelta por tu cabeza.         

Todo un torbellino de emociones y mentiras comienzan a pasar por tu mente: Piensas en si eres linda, si se fijará en ti, si eres lo suficientemente valiosa para merecer una mirada del susodicho. Tus emociones te confunden, el mundo te engaña y el resultado es muchas veces un corazón roto o por lo menos rasguñado.

Definitivamente vivir en este mundo es algo riesgoso en ocasiones, en especial si eres una joven cristiana que busca agradar al Señor. ¿Qué hacer entonces? ¿Cómo ganar esta batalla? Bueno… Te tengo una BUENA NOTICIA; nuestro amado Padre nos ha dicho claramente qué hacer.

"Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de él mana la vida", Proverbios 4:23

¡Es un mandato! Un dulce y sabio mandato de un Padre que te ama. Y Él te ofrece una poderosa armadura para que esas flechas no lleguen a tu corazón.

Suena sencillo, pero guardar el corazón a veces parece toda una batalla… Es como si fueras a la guerra y necesitaras una protección especial... Siguen las buenas noticias, porque la Palabra de Dios nos describe exactamente el tipo de traje que debemos usar. 

“Levanten el escudo de la fe para detener las flechas encendidas del diablo. Pónganse la salvación como casco y tomen la espada del Espíritu, la cual es la palabra de Dios”, Efesios 6:16-17 (NTV) (Negritas añadidas).

Aunque esta armadura tiene más piezas (que puedes encontrar en Efesios 6), esta parte nos da tres recursos prácticos que nos ayudarán a guardarnos cada día.

  1. Escudo de la fe.La fe te ayudará a esperar, a saber confiar en Dios en sus tiempos, te defenderá de la desesperación y del deseo de que las cosas sean en tu propio tiempo.
  2. Casco de la Salvación. Ten presente en tu cabeza el maravilloso hecho de que has sido salvada del pecado, de tus deseos y ya no perteneces a este mundo, por lo que no tienes que creerle sus mentiras ni seguir sus consejos sobre el amor y esas cosas.
  3. La Palabra de Dios, que es la Verdad que vencerá todas las mentiras que tu engañoso corazón quiera venderte. Por eso es importante que conozcas la Palabra, que la leas, la memorices, como quien depende de eso para defenderse.

Vestirse de esta armadura sólo es posible por medio de la obra de amor de Cristo en la cruz, cuando la flecha del pecado del hombre hizo derramar cada gota de su sangre. ¡Que grandioso privilegio!

Por Clara Nathalie Sánchez Díaz

 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
¡No lo despiertes!
Aviva Nuestros Corazones
No me casé con el hombre de mis sueños
Aviva Nuestros Corazones
Para ti que estás a punto de entregar tu corazón
Whole Magazine
El amor verdadero no necesita "Cincuenta Sombras de Grey"
Patricia Holbrook
Cinco grandiosas historias de amor que debes conocer
Erin Davis
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple