;

El enemigo de nuestro gozo

Description

Tal vez no haya algo que le robe tanto la paz a una mamá como la comparación. Esta carta te mostrará cuán dañina puede ser y cómo evitarla.

“Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios”, Colosenses 3: 2-3

Hace poco una amiga compartió conmigo esta carta cuando le dije que como mamá me veo muy tentada a compararme con otras. Ella la había escrito para otra amiga cercana que estaba a punto de ser mamá por primera vez. Me fue de tanta bendición que le pedí permiso para traducirla y compartirla por este medio.

“Mi querida amiga, he pensado en el mejor consejo que te puedo dar y esto es lo que quiero decirte:

¡NO TE COMPARES CON OTRAS! No sé cómo decirlo—pero será difícil. Compararnos con otras mamás nos duele más que noches sin dormida, niños de mal humor, vómitos y comida en las paredes. Leí en el blog de una amiga: “La comparación nos roba el gozo”. Si no tienes cuidado, la comparación te chupará el gozo de tus días como mamá.

Sabrás que la comparación entra a tu corazón porque responderás de una de tres maneras: ira, desaliento u orgullo. Terminarás de leer algo en un blog, facebook o de hablar con una amiga, y estarás desanimada y tratarás de implementar un nuevo plan para llenar un estándar muy alto. O te sentirás muy bien contigo misma y pensarás que eres superior a aquella mamá que no puede cocinar o hacer manualidades tan bien como tú.

Quizás estás en la casa de una amiga y su baño está perfectamente limpio, todo parece estar perfectamente organizado y te sientes un fracaso porque en lugar de limpiar la casa ayer, viste un programa en la televisión, dormiste una siesta y preparaste una cena fácil. Quizás te está yendo muy bien con tu hija en el supermercado y escuchas a otra mamá hablarle a su hija con impaciencia y piensas: “No puedo creer que ella le dijo eso. Yo nunca le hablaría así a mi hija”.

Esta guerra se libra en nuestros corazones porque hemos puesto a otras mamás y a Pinterest como nuestro estándar. Hemos permitido que cosas (buenas) terrenales sean EL estándar y de repente olvidamos dónde está nuestra verdadera identidad. Nos olvidamos que somos hijas de Dios. Nos olvidamos que con la única persona que podemos compararnos es con Cristo y que al hacer eso vamos a quedar cortas.

Pero, ¿sabes qué? No tienes que caer en autocompasión y enfocarte en ti misma pues tienes la justicia de Cristo y Su gracia. Su perdón abunda y da vida ahora y para siempre. Puedes enfocarte en ser una madre fiel y dejar que todas las preferencias caigan en su lugar en la medida que aprendes y creces. Puedes perdonar, entender y tener compasión de otras mamás que están luchando y respetarlas cuando ellas prefieran algo diferente a lo que tú prefieres.

No me malinterpretes. Aprender de otras mamás y seguir ejemplos piadosos es muy bueno. Así que cuando veas algo digno de admirar y la comparación entre a tu corazón, celebra con la otra hermana por su talento y piensa si es una sabia decisión para tu familia. Cuando veas a otra mamá teniendo un momento difícil, saca la viga de tu ojo, admite tus propias debilidades y luchas, anímala en Cristo, confronta si es necesario y siempre ora por ella y por ti misma. Y si caes en la comparación, confiesa tu pecado y descansa porque también encuentras gracia en Cristo para esto”.

Por Aylin Merck

 

Related
Lo que tus niños deben saber sobre la identidad de género
Aviva Nuestros Corazones
Familia del Futuro (Parte 5): Una Forma
VidaIn
El Padre Celestial (Parte 2)
Dr. Jorge H. López
“Es que mi hijo es así”
Guillermo y Milagros Aguayo
La familia (Parte 3): La familia actual
Guillermo y Milagros Aguayo
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple