El cuidado de la conciencia

Description

Nuestra conciencia es un regalo dado por Dios como mecanismo de protección pero debe estar alineado con el Espíritu Santo y sus enseñanzas.

Leer 1 Timoteo 1:5

Todos enfrentamos, en algún momento, decisiones que ponen a prueba nuestro carácter. Cuando una decisión está en conflicto con nuestro sistema de valores, lo primero que responde es nuestra conciencia. Sin embargo, incluso este regalo divino ha sido sometido a la influencia del mundo, lo que significa que no solo debemos reorientar sino también fortalecer nuestra “brújula interna”.

La fortaleza de nuestra conciencia depende tanto de la verdad como de la moral, y éstas, a su vez, de la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas.

• La verdad. Puesto que Jesús declaró que Él es la verdad, mantener una estrecha relación con Él mediante la oración y la obediencia fortalece nuestra conciencia. Tanto el Espíritu Santo como la Palabra de Dios juegan un papel vital en este proceso de crecimiento. El Espíritu no solo nos ayuda a distinguir entre la santidad y el pecado; también nos enseña y nos guía a toda verdad (Juan 14.17, 26; 16.8, 13).

• La moral. Tanto José como David nos dieron un ejemplo que debemos seguir cuando enfrentemos la tentación: dejaron que sus conciencias les guiaran para honrar a Dios. A un gran costo personal, José rechazó las exigencias de la esposa de Potifar (Génesis 39). Y David, aunque se le presentó la oportunidad de matar o humillar a Saúl, decidió dejar el asunto en las manos del Señor (1 Samuel 24.5-7).

Podemos tener la confianza de que el Espíritu Santo nos ayudará a tener una mejor conciencia. Él nos ha dado todo lo que necesitamos para la tarea, que es esencial si queremos vivir en santidad.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Paz con nosotros mismos
Dr. Charles Stanley
Nuestro concepto despreocupado del pecado
Dr. Charles Stanley
Para difundir la luz en el mundo que le rodea
Dr. Charles Stanley
El cuerpo del discípulo
Dr. David Platt
Propuestas Decentes: División
Dr. Carlos Barbieri
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple