El cruce de los límites divinos

Description

¿Cuáles son las consecuencias de traspasar el límite en lo que a cuestiones sexuales se refiere?

La línea límite parecía anticuada e irrelevante. Sara pisó la línea preguntándose qué sucedería si la cruzaba. Finalmente la persuasión de Andrés, su novio, la convenció y cruzó el límite.

Varias semanas más tarde la jovencita de 16 años descubrió que estaba embarazada. 

“Nunca voy a olvidar el pánico que sentí -admite Sara-. Andrés estaba de viaje y yo vivía con papá ya que mis padres son divorciados. Realmente no sabía a quién acudir.

Cuando Andrés regresó de su viaje, los dos adolescentes se casaron, pero los problemas de Sara distaban mucho de haber llegado a una solución. Soledad, presiones financieras y lamentos.

“Espero que Andrés y yo sigamos juntos -confiesa Sara-. Por su trabajo él tiene que estar mucho fuera de casa, mientras yo me aburro encerrada todo el día. De modo que tal vez debamos separarnos. La cuestión es que uno tiene que poner tanto de sí para que un matrimonio funcione como es debido, y la opción del divorcio parecería tan fácil…”.

A Sara le habían parecido anticuados los deseos de Dios en cuanto a la pureza antes del matrimonio. Sin embargo, ella no había reparado en el hecho de que Dios, en Su amor y sabiduría, ha establecido límites para nuestra propia protección. La muchacha ahora no tiene más remedio que sufrir las consecuencias de su desobediencia.

Sea usted soltero o casado, ¿cuáles son las consecuencias de traspasar el límite en lo que a cuestiones sexuales se refiere? Preguntémosle al Rey David. En el Salmo 38, él describe los efectos de su pecado personal - tal vez el de haber cometido adulterio con Betsabé.

David experimentó la agonía de la disciplina espiritual (vv. 1-2), tormento físico (vv. 3-10), aislamiento social (vv. 11-16) y ansiedad emocional (vv. 17-22). Un precio bastante alto para un momento de pasión descontrolada, ¿verdad?

Las normas divinas de la pureza en las relaciones interpersonales están lejos de ser anticuadas, aunque por otro lado contradigan los lineamientos de conducta de nuestro tiempo.

La juventud de hoy dice que el sexo pre-matrimonial no tiene nada de malo. Como ya mencioné en el pasado, una encuesta indica que al llegar a los 21 años, un 94% ya ha perdido la virginidad. A esto se contrapone la exhortación de Dios: "Huyan de los pecados sexuales. Ningún otro tipo de pecado afecta al cuerpo como esto. Cuando uno comete este pecado, peca contra su propio cuerpo. ¿No saben que el cuerpo del cristiano es templo del Espíritu Santo que Dios le dio, y que el Espíritu Santo lo habita? El cuerpo no es nuestro, porque Dios nos compró a gran precio. Dediquemos íntegramente el cuerpo y el espíritu a glorificar a Dios, porque a Él pertenecen" (1 Corintios 6:18-20).

Los jóvenes cristianos se enfrentan a las mismas tentaciones que los no cristianos. A menudo el diablo usa un noviazgo entre un cristiano y un no-cristiano para que el creyente tropiece. El Señor nos advierte: "No se unan en matrimonio con los que no aman al Señor, porque ¿qué puede un cristiano tener en común con los que viven entregados al pecado? ¿Cómo puede la luz llevarse bien con la oscuridad? Y ¿qué armonía puede haber entre Cristo y el diablo? ¿Cómo puede un cristiano estar de acuerdo con un incrédulo? Y ¿qué unión puede existir entre el Templo de Dios y los ídolos? Ustedes son el templo del Dios viviente" (2 Corintios 6:14-16).

Crea de todo corazón estas palabras, especialmente si usted es soltero. Desarrolle convicciones bíblicas para el noviazgo y las relaciones con el sexo opuesto. Y luego, entonces, disfrute la satisfacción que resulta de una relación centrada en Cristo y que permanece dentro de Sus límites sabios de amor.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El amor verdadero no necesita "Cincuenta Sombras de Grey"
Patricia Holbrook
Definiendo las bases sobre el amor, el matrimonio y el sexo
Luis Palau
Barreras de protección (Parte 4): Huye, amigo, huye
Juan Vereecken
Relaciones Sanas o Tóxicas
Itiel Arroyo
Amistades que dan vida
Alejandro Escobedo
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple