El amor y la oración

00:00

Description

Si observamos a Jesucristo como el hijo de Dios hallaremos a un hombre que tuvo una vida de oración poderosa.

“Un día estaba Jesús orando en cierto lugar. Cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos: —Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos.” (Lucas 11: 1 LBLA)

“Cuando oren, no sean como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea. Les aseguro que ya han obtenido toda su recompensa. Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará. Y al orar, no hablen solo por hablar como hacen los gentiles, porque ellos se imaginan que serán escuchados por sus muchas palabras. No sean como ellos, porque su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes de que se lo pidan. Ustedes deben orar así:

'Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan cotidiano. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno'.

Porque, si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero, si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.” (Mateo 6: 5 – 14 NVI)

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en que todo lo que hacemos necesita una razón o un motivo lo suficientemente fuerte para que nos ayude a permanecer en lo que estamos haciendo.

1. Es frustrante caminar por la vida sin sentido, sin razones que garanticen que lo que estamos haciendo traerá un resultado significativo.

2. La lectura de la Biblia es una acción poderosa de transformación, ya que a través de ella descubrimos el amor de Dios. Al igual que la oración que es practicada por todo aquel que cree.

3. Debemos practicar la oración a diario y hacerla parte de nuestro estilo de vida. Aunque muchos critiquen la oración y traten de desvirtuarla al asegurar que es una perdida de tiempo, la oración es la acción más poderosa que el hombre puede realizar.

4. Si nos acercamos a Dios a través de la Biblia, definitivamente nos encontraremos con la práctica de la oración de principio a fin. Si observamos a Jesucristo como el hijo de Dios hallaremos a un hombre que tuvo una vida de oración poderosa.

5. Jesús nos enseñó que cuando oremos debemos entrar al lugar secreto, cerrar la puerta y hablar con nuestro Padre sin apariencias, ni palabras sin fondo.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Si Jesús confió en la Biblia, entonces tú también deberías
Pastor Rick Warren
Procure agradar a Dios
Bayless Conley
Segundo toque
Pastor Mao
El fruto de permanecer
Primeros15
Salvaguardar nuestras mentes
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple