El amor de Dios en los momentos de pérdida

Description

¿Las dificultades que atravesamos son un castigo de Dios?

¿Ha notado que el estrés puede deteriorar las relaciones? Por ejemplo, los matrimonios a veces se deterioran e incluso se rompen por la presión que les produce tener que cuidar a un niño discapacitado, o durante una prolongada crisis financiera o durante una separación por el servicio militar.

El estrés personal también puede erosionar la confianza del creyente en el amor de Dios.

Pero hay algo de lo que usted nunca tiene que dudar: sus adversidades no son un castigo. Dios ya impuso todo el castigo que fue necesario, y lo impuso sobre su Hijo, Jesús, en la cruz del Calvario. El perdón de Dios no es como el nuestro: cuando él perdona, es un perdón incondicional y permanente.

Eso quiere decir que en los momentos de dificultad, Dios no solo no está enojado con usted, sino que está planeando las amorosas cosas que va a hacer para darle alivio. San Pablo le promete: “Si Dios no nos negó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó a la muerte por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos también, junto con su Hijo, todas las cosas?” (Romanos 8:32). Qué maravilla.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El día de la angustia profunda
Dr. Carlos Barbieri
Lo que nos enseñan las adversidades
Dr. Charles Stanley
Mejor que el Everest
John Piper
El vino del gran rey
John Piper
Nuestra debilidad revela el valor de Cristo
John Piper
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple