El amor

Description

En un mundo donde las personas sólo tratan de sacar provecho de las demás, Dios se presenta como el misericordioso dador.

Porque el pecado es el aguijón de la muerte, y la ley es la que da poder al pecado. ¡Pero gracias sean dadas a Dios, de que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo! – 1 Corintios 15:56-57

Lo correcto es que entre las personas nos cuidemos. Pero dado que somos pecadores, a veces nuestras motivaciones no son tan puras como debieran ser.

Así fue con un niño que, al regresar de la escuela, le dijo a su mamá que en su clase iban a recolectar alimentos para ayudar a los necesitados.

Su tarea, con el apoyo de sus padres, era pedir a sus vecinos alimentos no perecederos. Para comenzar, el niño le preguntó a su mamá si ella tenía algo para dar a los necesitados.

La mamá revisó los estantes de su despensa, y finalmente dijo: "Puedes llevar esta lata de sardinas. No sé por qué la compré. A nadie en la familia le gustan las sardinas".

La cara del niño se nubló con una mezcla de escepticismo y desánimo, y luego de un momento dijo: "Pero mamá, entonces quiere decir que las personas pobres nos están ayudando a nosotros".

Esta no es más que una historia, pero lamentablemente es una historia que se repite todo el tiempo. Demasiados políticos piden nuestro voto porque son "nuestros amigos", pero luego, cuando logran el puesto que buscaban, les ataca la amnesia y nos olvidan.

Los vendedores son sumamente respetuosos y amables cuando tratan de vendernos algo. Pero intente devolver un producto defectuoso o que no le gusta y la amabilidad ya no será la misma.

Es muy raro encontrar a alguien que sólo busque nuestro bien, pero si siempre quiso conocer a alguien así, se lo voy a presentar: mire a Jesús en el pesebre de Belén y en la cruz del Calvario, y arrodíllese ante él resucitado, así como lo hizo Tomás.

Cuando lo haga, verá a Jesús como aquél que se dio completamente, con el sólo propósito de lograr nuestro perdón y nuestra salvación.

ORACIÓN: Amado Señor, en un mundo donde las personas sólo tratan de sacar provecho de nosotros, ayúdanos a conocer al único y misericordioso dador: Jesús. En su nombre. Amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Una mente espiritual (Parte 3)
Enrique Bremer
Libre (Parte 1): Es peor de lo que pensabas
Alejandro Mendoza
La fe más pequeña
John Piper
Vida Eterna (Parte 4)
Frank López
La verdad de la santificación
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple