Dos oídos, una boca

Description

¿Quiere aprender a escuchar a Dios? Empiece por aprender a escuchar a los demás.

Bueno, pongámonos de acuerdo. ¿Por qué es tan difícil lograr que la gente lo escuche? Por la misma razón que a usted no le gusta escuchar.

Escuchar es un acto de sometimiento: usted se somete a los propósitos del que habla, pierde el control de la conversación. Probablemente el que habla le va a decir lo que tiene que hacer (Dios no lo quiera). Probablemente usted sabe todo lo que esa persona va a decir (bla, bla, bla; ble, ble, ble). Parece que escuchar es una debilidad.

Pero en realidad escuchar es bueno, piadoso e inteligente. “Al que responde sin haber escuchado, la palabra le es fatuidad y vergüenza” (Proverbios 18:13). Nadie puede aprender cuando está hablando al mismo tiempo. Escuchar es una muestra de respeto a otra persona. Escuchar primero le ayuda a evitar que revele que no sabe de qué está hablando. Escuchar primero le da tiempo para organizar y enfocar sus pensamientos, de modo que cuando llegue su turno sus palabras tengan mayor impacto.

La costumbre de escuchar a otras personas es también un excelente entrenamiento que le ayuda a escuchar mejor a Dios.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Cuando has dado todo el amor que puedes dar
Pastor Rick Warren
Barreras de protección (Parte 1): Un daño menor
Alejandro Mendoza
Buscando la Paz
Bayless Conley
Promesas rotas
Sixto Porras
Paz en las relaciones
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple