Dos formas de ver la riqueza

Description

Si se te diese la posibilidad de elegir entre la sabiduría y la riqueza, ¿cuál elegirías?

“Y no has pedido riquezas, ni bienes, ni gloria… sino que has pedido para ti sabiduría y conocimientosabiduría y conocimiento te han sido concedidos. Y te daré riquezas y bienes y gloria”, 2 Crónicas 1:11-12

Para la mayoría de la gente, ser rico significa tener una gran cantidad de dinero. Sin embargo, esto no está a la altura de lo que la Palabra de Dios describe como la verdadera riqueza.

La perspectiva del mundo acerca del dinero es temporal. El significado bíblico no se limita al dinero y las posesiones terrenales. Va mucho más allá de los valores temporales para incluir riquezas celestiales y eternas.

En Hechos 5 leemos acerca de Ananías y Safira, cristianos con una mala visión que fallaron en darse cuenta del significado de la riqueza y permitieron que Satanás llenase sus corazones con el mal. Como resultado de sus acciones, murieron.

Por otra parte, Salomón no estaba preocupado con la riqueza terrenal y, en cambio, pidió sabiduría para gobernar al pueblo de Dios. Debido a que no era codicioso, Dios le dio lo que no pidió - riquezas y bienes.

La verdadera riqueza no se obtiene por la codicia o el egoísmo; sólo la riqueza del mundo es alcanzada de esa manera. La riqueza de Dios se obtiene al ministrar a otros, y dura para siempre.

Si se te diese la posibilidad de elegir entre la sabiduría y la riqueza, ¿cuál elegirías? ¿Qué tan rico eres? ¿Cuál es la fuente de tu riqueza?

 

Lectura Bíblica Diaria

Mateo 4: 18-25, 8: 2-4, 14-17

Marcos 1: 16-45

Lucas 4: 31-5: 16

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Seis pasos para tomar decisiones bíblicas
Pastor Rick Warren
Una visión bíblica del éxito
Chuck Bentley
Así lo veo yo (Parte 4): Extraordinario
Juan Vereecken
No un vencedor, más que un vencedor
Pastor Mao
Dos opciones
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple