;

Dos carreras

00:00

Description

Todos tenemos la oportunidad de cambiar nuestro destino para así poder ver con esperanza la carrera que Dios ha trazado para nosotros.

“Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte.” – Proverbios 16: 25 NVI

“Que abandone el malvado su camino, y el perverso sus pensamientos. Que se vuelva al Señor, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia.” – Isaías 55: 7 NVI

“Hoy te doy a elegir entre la vida y la muerte, entre el bien y el mal. 16 Hoy te ordeno que ames al Señor tu Dios, que andes en sus caminos, y que cumplas sus mandamientos, preceptos y leyes. Así vivirás y te multiplicarás, y el Señor tu Dios te bendecirá en la tierra de la que vas a tomar posesión. 19 »Hoy pongo al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que te he dado a elegir entre la vida y la muerte,  entre la bendición y la maldición.  Elige, pues, la vida, para que vivan tú y tus descendientes." – Deuteronomio 30: 15, 16, 19 NVI

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en que jamás podremos correr dos carreras al mismo tiempo. Es el corredor quien escoge que carrera correr, y sin duda alguna Dios tiene una carrera por correr delante de nosotros.

1. En la vida por lo general se nos van a presentar dos carreras: la espiritual y otra paralela que nada tiene que ver con lo espiritual. Esto fue lo que quiso decir Salomón al escribir: “Habrá caminos que para el hombre parecerán rectos, pero que acabarán en muerte”. Estamos a tiempo de revisar la carrera que estamos recorriendo, quizás tengamos que reflexionar sobre el camino que hemos escogido.

2. Cuando conocemos de Dios por primera vez, tenemos la libertad de ver nuestro pasado y mirar el camino por donde andábamos. Él nos da la oportunidad de cambiar nuestro destino para así poder ver con esperanza la carrera que ha trazado para nosotros.

3. Con el fin de participar en una carrera y con la motivación de cumplir su objetivo de llegar a la meta, un atleta requiere de un entrenamiento extremo, una fuerte disciplina y hasta una alimentación especial. Lo mismo tendría que ocurrir con nosotros, día a día en nuestro caminar, deberíamos prepararnos para correr nuestra carrera de la fe.

4. La carrera que Dios ha puesto delante de nosotros no es un recorrido para perfectos, sino para personas con un corazón arrepentido, dispuesto y disponible para que el Espíritu Santo haga su obra.

5. El peso más grande está en nuestra mente. El Señor trabaja profundamente en nuestro interior y comienza a renovar los pensamientos que nos estorban en medio de la carrera. Su palabra remplaza el pensamiento que nos pesa y nos coloca uno ligero, buscando darnos la velocidad y el ritmo que necesitamos para correr esta carrera con libertad.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Segundo toque
Pastor Mao
Sedientos (Parte 3): Odres Nuevos
Chris Richards
La gracia como estilo de vida
Primeros15
Quítate el peso
Pastor Mao
Sin mancha e irreprensible
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple