;

Dios y mi pasado

Description

Además de librarnos de las culpas pasadas, la obra de Jesús también nos libera del dolor que nos causaron.

Es evidente que hay personas que están obsesionadas por su pasado.

Quizás no se pueden deshacer de los recuerdos de sus faltas morales. O quizás sufrieron abusos por parte de personas de quienes no se pudieron defender. Las historias surgen mucho después de que los abusados se han convertido en adultos; son historias de abuso sexual y de maltrato severo que les rompen el corazón. Y también rompen el corazón de Dios.

La gran obra de Jesucristo trae el perdón de los pecados y la liberación de la culpa de los pecadores, en toda su historia. La gran obra de Jesucristo también ayuda a liberar a las personas de antiguas prisiones de odio y humillación, de temor y dolor. “y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; puso mis pies sobre peña y enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos y temerán, y confiarán en Jehová” (Salmo 40:2,3).

Jesús nos ayuda, incluso, cuando no podemos olvidar; nos ayuda tolerar, a seguir adelante y recuperar la alegría. Su Evangelio siempre está creando cosas nuevas a partir de las antiguas, y así mantiene nuestros ojos fijos mirando con ilusión por el parabrisas en lugar de obsesionársenos con el retrovisor. Les da a los corazones tristes una nueva canción para entonar.

Related
Bienaventurados los mansos
Maestras del Bien
El orden de Dios en mi interior (Parte 2)
Enrique Bremer
Elige bien tus batallas
Andrés Corson
Perdónate a ti mismo
Primeros15
Los ojos de tu padre
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple