;

Dios y mi confusión

Description

Dios no nos da explicaciones de todo lo que pasa, pero nos invita a ver Su fidelidad en lo que ya pasó.

¡Estoy aquí para decirle que me disgusta estar confundido! Hago todo lo posible por entender mi mundo, pero a veces sencillamente no veo la mano de Dios obrando, no veo la victoria de Cristo, y no veo que todos los del pueblo de Dios tengan apariencia de ganadores. ¿Por qué los humildes, los que sufren, los justos, tienen que soportar duros golpes adicionales? ¿Por qué los abusadores y los destructores salen impunes de sus maldades? ¿Por qué es tan difícil mi vida con tanta frecuencia?

David también se confundía a veces: “¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí? ¿Hasta cuándo tendré conflictos en mi alma, con angustias en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?” (Salmo 13:1,2). Dios ha dispuesto no explicar todo; ha dispuesto dejar que luchemos algunas veces. Ha dispuesto no darnos información completa ni provisiones por adelantado, ni llevarnos constantemente de la mano.

Lo que sí hace es invitarnos a mirar el historial del cumplimiento de sus promesas. Lo que sí hace es señalarnos el Calvario, donde se ganó la guerra. Lo que sí hace es invitarnos a confiar en que hará que hasta las cosas más pequeñas caigan en su lugar, cada una en el momento exacto, en su momento. “Mas yo en tu misericordia he confiado; mi corazón se alegrará en tu salvación. Cantaré a Jehová porque me ha hecho bien” (Salmo 13:5,6).

Related
Haciendo lo que aborrezco
Bryant Wright
¿Es Dios demasiado grande para las pequeñas cosas?
Aviva Nuestros Corazones
Los que controlan su lengua disfrutan la vida
Andrés Corson
Delicias a su diestra…
Maestras del Bien
Sonidos
Samuel y Raquel Justo
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple