;

Dios ve y le importa

Description

Lo sorprendente del amor de Dios es que no cambia a pesar de saber todo lo que hacemos y pensamos.

“Señor, si te fijaras en nuestros pecados, ¿quién podría sostenerse en tu presencia?” – Salmos 130:3

Tengo unos amigos que, debido a un ascenso, tuvieron que vender su casa y mudarse a otra ciudad. El tener que dejar su congregación, su vecindario, sus amigos y su hogar, hizo la mudanza penosa.

Sorprendentemente, una de las cosas que más les molestaba era cuando el agente inmobiliario los llamaba y les decía: “En media hora iré con un interesado en la casa.  Por favor acomódenla un poco y salgan.”

Ambos esposos me dijeron que no les agradaba la idea de que alguien estuviera merodeando en su cocina y metiendo las manos en los cajones y alacenas. Y no es que tuvieran algo malo que ocultar, ni que estuvieran avergonzados de la limpieza de su casa. Era el hecho de que había algunas cosas que simplemente preferirían que otras personas no vieran.

Yo entiendo perfectamente el sentimiento, y seguro que usted también.

Todos tenemos cosas que preferiríamos mantener ocultas sin que otras personas se enteren. Justamente así como no queremos a nadie fisgoneando en nuestros armarios y cajones, tampoco queremos a nadie metido en nuestros asuntos personales.

Tenemos mucho que ocultar; demasiadas cosas que hemos hecho y de las cuales no estamos orgullosos.

¿Ha pensado alguna vez que el Señor ve todas y cada una de esas cosas que hemos hecho? Él sabe cada uno de nuestros pensamientos y de nuestras acciones. Y lo sorprendente es que, a pesar de ello, nos ama.

Dios nos amó lo suficiente como para enviar a su Hijo a ser uno de nosotros, a cumplir la ley por nosotros, a resistir la tentación por nosotros y a morir y resucitar por nosotros.

Es un atributo increíble de gracia de un Dios misericordioso.

ORACIÓN: Amado Padre celestial, te pido perdón por todos mis pecados que son un insulto y una afrenta a ti. Te doy gracias por tu Hijo, y por el perdón que él ha ganado en la cruz para mí. En nombre de Jesús. Amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Nuestro Padre perdonador
Dr. Charles Stanley
Sedientos (Parte 3): Odres Nuevos
Chris Richards
La gracia como estilo de vida
Primeros15
Gramática Espiritual
Living Room
De mucho valor
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple