Dios tiene tiempo para nosotros

Description

Dios nunca está demasiado ocupado para dejar de escuchar el clamor de Sus hijos.

Leer Marcos 10: 46-52

El tiempo es un bien muy preciado en nuestra apresurada sociedad, por eso es también un regalo de enorme valor que podemos dar a los demás.

Jesucristo fue el mejor modelo a seguir en cuanto al manejo equilibrado del tiempo. Tuvo asuntos de suma importancia de los cuales ocuparse y, sin duda, Su prioridad fue hacer la voluntad del Padre (Juan 6.38); sin embargo, en ninguna parte de la Biblia encontraremos un versículo que diga: “Corrió a Betania”, o “regresó apresuradamente a Galilea”. Dondequiera que iba era sensible a las necesidades de las personas a Su alrededor, a las que ayudaba con amor. Nunca estuvo demasiado ocupado para no ser interrumpido.

Justo antes de ir a la cruz para llevar a cabo la obra más importante de Su vida, Jesús se detuvo para ayudar a un pobre mendigo ciego que era un “don nadie” a los ojos de la sociedad. Aunque la redención de la humanidad era de vital importancia, el Señor se preocupó lo suficiente por el sufrimiento de una humilde persona como para detenerse y aliviar su sufrimiento.

Si el Señor permitió ser interrumpido en el camino a la cruz, ¿no se detendrá también para escuchar cuando le clamemos en nuestra angustia? Él nunca está demasiado ocupado gobernando el universo como para dejar de escuchar el clamor de Sus hijos.

Para seguir el ejemplo de Jesús, tenemos que preguntarnos: ¿Estoy dispuesto a ser interrumpido? Somos administradores de todo lo que Dios nos da, incluyendo nuestro tiempo. Considere este valioso bien como un recurso para ser utilizado con amor cuando tenga que tender una mano de ayuda, tal como lo hizo Cristo. Hoy, dedíquele tiempo a alguien que lo necesite.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El impacto de la oración
Dr. Charles Stanley
Propuestas Decentes: Silencio
Dr. Carlos Barbieri
¿Y si me equivoco al orar?
Luis Palau
“¿Qué quieres que te haga?”
Luis Palau
Gemidos indecibles
Luis Palau
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple