;

¡Dios tiene la última palabra!

Description

El poder que levantó a Jesús de la tumba sigue vigente y actuando en la vida de los que creen en él.

En esta semana, ¡qué mejor que recordar en nuestro corazón que Jesús está vivo y que sigue haciendo milagros a día de hoy! Cuando nuestro Salvador estaba en la tumba y la esperanza parecía estar perdida, el Espíritu de Dios estaba actuando. ¡Aún tenía que decir la última palabra!

Me gustaría compartir contigo dos testimonios que revelan cómo la Presencia de Dios transforma las vidas. Sí, cambia la desesperación en alegría, el lamento en un gozo profundo, el rechazo en paz auténtica. En nuestros días más negros, Dios se mueve y actúa a nuestro favor.

“No puedo empezar a contar mi testimonio sin decirte antes cuánto estos mensajes han sido usados por Dios para cambiar mi vida. Soy una mujer, y recientemente me quedé viuda: mi marido, que era cristiano, partió para estar con el Señor hace unas semanas ¡Estuvimos casados por 39 años! Me sentía totalmente devastada, hasta el punto de llegar a tener pensamientos de suicidio. Pero a través de tus mensajes y de mi grupo de intercesión he sido tremendamente bendecida. ¡Dios es increíble! No puedo expresar cómo Él ha usado tu ministerio para darme aliento a lo largo de estos meses, tras haberme quedado sola a mis 56 años. Estos devocionales son para mí como mensajes de Dios diciéndome “No te preocupes, no te he abandonado. Tengo la situación bajo control”. Gracias una vez más por ser obediente a Cristo”. DOROTHEA

“Siempre he sido la oveja negra de mi casa. Mi madre no me quiso tener, y este rechazo tuvo muchas repercusiones en mi vida, en mis relaciones con mi marido y con los demás. Siempre hice lo mejor que pude para intentar ser amada, recibiendo muy poco a cambio. Tengo 68 años, amo al Señor, le pertenezco desde los 12 años, pero aun así pensaba que con Él era igual que con los demás, que no daba la talla y que no era suficientemente buena para Él. Fue al leer y releer “Un Milagro Cada Día” que pude darme cuenta de que esos pensamientos eran una mentira. Dios me ha creado, quería que yo existiese, y me ama como soy. ¡Gracias por tus palabras!”. DENISE

¡Dorotea y Denise, gracias por vuestro testimonio tan alentador!

Cristo está obrando hoy en tu vida, querido(a) amigo(a). Él está aquí para transformarte a ti también, a través del milagro de Su resurrección!

Gracias por existir,
Éric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El camino del quebrantamiento
Dr. Charles Stanley
Él conoce nuestras necesidades
John Piper
El Rey triunfante
Primeros15
¿Cuánto vales?
Ezequiel Fattore
¡Jesús te capacita!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple