Dios quiere usar tus heridas

Description

Cuando pasamos por las situaciones más complicadas crecemos a tal punto que podemos ser usados en mayor medida para bendecir a los demás.

Hoy quiero invitarte a acompañarme a un lugar de nuestra mente al que no solemos ir muy a menudo: el del recuerdo de nuestro sufrimiento, el lugar de nuestras heridas.

El apóstol Pablo nos anima a mirar nuestras dificultades con nuevos ojos: “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse” (Romanos 8:18).

Hay momentos en los que:

- Tus sufrimientos rebasan los límites de lo soportable,

- Tu dolor te hace dudar del amor de Dios,

- No entiendes la razón por la que todo eso te está ocurriendo.

Es en esos momentos en los que Dios te recuerda que la gloria que te espera en el Cielo es mucho mayor, tan grande que borrará incluso estos malos recuerdos. Esa gloria extraordinaria que experimentaremos está reservada “a los que vencieren”, tal como nos lo explica el apóstol Juan en el libro del Apocalipsis. ¡Sí, querido(a) amigo(a), es tiempo de vencer todos esos pensamientos, y permanecer firme!

Pero eso no es todo: Dios desea usarte como un instrumento poderoso de bendición en Sus manos. Creo, en efecto, que cuando pasamos por las situaciones más complicadas y nos toca atravesar los sufrimientos más profundos, crecemos a tal punto que podemos ser usados en mayor medida por Dios para bendecir a los demás. 

Estoy convencido de que el Señor usa esas heridas pasadas y presentes que ha sanado en tu vida, para poder, a su vez, bendecir y sanar hoy a otros que están a tu alrededor. 

Ten confianza en Dios, Él sabe lo que hace. Tú quizá no ves ahora nada más que el sufrimiento del momento presente, pero Él tiene la perspectiva global de tu vida en Su mano, y sabe lo que hace. 

Lo que te hacía sufrir ayer puede aportar hoy aliento a una persona que tiene desesperadamente necesidad de ello. Lo que hoy te hace aún daño puede resultar mañana en una verdadera fuente de sostén y confort para una persona sumergida en el desamparo.

Si empiezas a ver tu sufrimiento bajo esta perspectiva, te garantizo que no vas a pensar en tus heridas de la misma manera que antes, porque ahora sabes que tienen un propósito y que podrán ser de bendición para otros, para la gloria de Dios.

Te deseo que disfrutes de un día maravilloso.

Gracias por existir,
Éric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La clave del amor radical
John Piper
Buscando apoyo
Pastor Mao
Decepciones y desilusiones
Pastor Mao
Nuevo ciclo
Pastor Mao
Ojos abiertos en el diario vivir
Living Room
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple