Dios promete su consuelo

Description

Tu Padre Celestial anhela sanar todo lo que te está reteniendo de vivir la plenitud de la vida en él.

Pasaje Bíblico: “Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación” – 2 Corintios 1:3

2 Corintios 1:3 nos habla de un aspecto maravilloso del carácter de Dios: él es “Padre misericordioso y Dios de toda consolación”. En un mundo lleno de depresión y dolor, tenemos un Padre que es la fuente de todo consuelo. Servimos al Dios de la compasión y el amor. Dejemos que la verdad del consuelo de Dios nos llene hoy. Descansemos en la bondad de la presencia de Dios y permitamos que atienda cualquier área en la que nos sintamos heridos o deprimidos.

David nos dice en el Salmo 34:18: “El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido”. El Salmo 34 se da en el contexto en el que David estaba huyendo de la persecución de Saúl. David, en esta época de su vida sabía muy bien lo que era necesitar comodidad. Sus circunstancias eran cualquier cosa menos pacíficas. Pero en ese momento Dios lo libró nuevamente de las manos de Saúl. David escribe: “Este pobre clamó, y el Señor le oyó y lo libró de todas sus angustias. El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen; a su lado está para librarlos. Prueben y vean que el Señor es bueno; dichosos los que en él se refugian. Teman al Señor, ustedes sus santos, pues nada les falta a los que le temen. Los leoncillos se debilitan y tienen hambre, pero a los que buscan al Señor nada les falta” (Salmo 34: 6-10). David se refugió en su Dios fiel y encontró consuelo. Él puso su confianza en el Padre de toda consolación y encontró la liberación.

Realmente es cierto que “a los que buscan al Señor nada les falta”. El mismo Dios de David es tu Dios. Tú eres su hijo. Búscalo hoy para que puedas probar y ver que el Señor es bueno. Todos nosotros estamos quebrantados. Todos estamos sufriendo. Todos necesitamos el amor de nuestro Padre celestial. ¿En qué sentido te sientes herido hoy en tu vida? A Dios le importa el dolor por el que estás pasando, sea grande o pequeño. Tu Padre anhela sanar todo lo que te está reteniendo de vivir la plenitud de la vida en él.

Deuteronomio 33:12 dice: “Que el amado del Señor repose seguro en él, porque lo protege todo el día y descansa tranquilo entre sus hombros”. Tú eres el amado de Dios. Fuiste comprado a un precio increíble. Él te está abriendo los brazos hoy, pidiéndote que simplemente vengas y encuentres refugio de todo el dolor que el mundo te causó. Él hoy desea sostener tu corazón y expresar su amor sanador sobre cualquier parte tuya que haya sido herida. Pasa tiempo en su presencia hoy, permitiendo que el Espíritu de Dios te restaure. Permite que Dios llore contigo, te sostenga, te hable y te lleve a su proceso de sanidad interna. Dios te ha prometido su consuelo y él siempre es fiel para cumplir sus promesas. Todo lo que te pide es que hagas espacio en tu corazón para él y lo recibas. Pasa tiempo hablando hoy con el “Padre misericordioso y Dios de toda consolación”, y experimenta el poder de estar envuelto en los poderosos y amorosos brazos de Dios.

Guía de Oración:

1. Pídele a Dios que te haga vivir su cercanía hoy. Recibe su presencia y experimenta su paz profunda e ilimitada.

“El Señor está cerca de quienes lo invocan, de quienes lo invocan en verdad” – Salmo 145:18

2. Abre a Dios cualquier parte de tu corazón que esté herida o necesite consuelo. Podría ser la herida de un padre, cónyuge, amigo, colega, etc. Sea lo que sea que te hace sentir herido hoy, háblalo con tu amoroso Padre celestial al respecto.

“El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido” – Salmo 34:18

3. Recibe el consuelo de Dios. Muy a menudo la sanidad viene simplemente por el amor compasivo de Dios. Como nuestro Padre, Dios sufre cuando nosotros sufrimos. A él le duele cuando nos duele a nosotros. Deja que su cercanía y amor te consuelen.

“Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación” – 2 Corintios 1:3

La sanidad lleva tiempo pero vale la pena invertirlo en esto. No estamos destinados a andar sin el amor y la comodidad de nuestro Padre celestial. Busca su presencia. Pasa mucho tiempo simplemente siendo amado por él. Haz espacio para que Dios trabaje y descubre qué tan dispuesto y capaz estás para atar y sanar cualquier área de tu corazón que se sienta rota.

Lectura Complementaria: Salmo 34

Por Craig Denison

 

 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Cómo caminar por los valles de oscuridad
Dr. Charles Stanley
La decisión de una viuda
Ministerios Nuestro Pan Diario
La voz de Dios
Maestras del Bien
Cuán Grande Es Él (How Great Thou Art)
Su Presencia
Secando nuestras lágrimas
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple