Dios, nuestro gran protector

Description

La gracia es la que sienta las bases de nuestra victoria sobre el enemigo, no nuestras propias obras.

Pasaje Bíblico: “Pero el Señor es fiel, y él los fortalecerá y los protegerá del maligno” – 2 Tesalonicenses 3:3    

Recuerdo que solía ​​morirme de miedo cada vez que escuchaba a alguien hablar sobre el diablo. Siempre me pareció tan astuto, demasiado astuto, como para que yo pudiera manejarlo. Vi a un cristiano tras otro caer en tentación y alejarse de lo que parecía ser la voluntad de Dios para su vida. Escuché sobre las diferentes formas en las que el mundo fue engañado por sus planes y pensé que nunca iba a ser capaz de derrotar completamente a este enemigo fuerte y astuto.

¿Te sientes de esa manera? ¿Parece tu enemigo demasiado fuerte para derrotarlo? ¿Parece demasiado astuto para burlarlo? ¿Sientes que te ha atrapado tanto en sus garras que es imposible escapar? El hecho más importante que debes saber sobre Satanás es que él es el padre de todas las mentiras. Juan 8:44 dice: Desde el principio este ha sido un asesino, y no se mantiene en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, expresa su propia naturaleza, porque es un mentiroso. ¡Es el padre de la mentira!”.

Deja que la verdad penetre en ti por un minuto. Todo lo que el diablo te dice es una mentira. Él no puede decir la verdad completa. Todo lo que te dice está en oposición a Dios, que es el autor de toda verdad. Todos los susurros del diablo sobre su fuerza y ​​tu incapacidad para derrotarlo está en oposición a la palabra de Dios. Que hoy podamos encontrar una libertad maravillosa en las poderosas palabras de nuestro amoroso y verdadero Padre celestial. Que le permitamos a su Espíritu entrar y corregir las mentiras del enemigo que hemos creído para que podamos caminar en la vida abundante que está disponible para nosotros a través de Cristo.

2 Tesalonicenses 3:3 dice: “Pero el Señor es fiel, y él los fortalecerá y los protegerá del maligno”. Nuestro Padre celestial es un protector perfecto y capaz. Él promete establecernos y protegernos de Satanás. Él siempre está con nosotros y siempre sabe exactamente lo que necesitamos para resistir las tentaciones del maligno. 1 Corintios 10:13 nos enseña: “Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir”. El Espíritu Santo siempre nos proporcionará una salida de la tentación. Siempre. Nunca habrá una tentación que se te presente y que no puedas escapar cuando estés bajo la guía del Espíritu Santo.

Una de las armas más usadas por el enemigo es la mentira de que no puedes derrotarlo. Nos recuerda nuestros fracasos pasados, sus grandes y astutas maneras y sus victorias sobre nosotros. Susurra que es más fuerte que nosotros y que eventualmente nos rendiremos. Todas mentiras. Los fracasos pasados ​​no tienen que dictar el resultado de batallas futuras. De hecho, si permitimos que el Espíritu Santo use los fracasos pasados ​​para revelarnos formas en las que anhelaba alejarnos de la tentación, los pecados pasados ​​se convierten en escalones en los que podemos lograr victorias futuras.

Tito 2:11-14 dice: “En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio, mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien”. La gracia es la que sienta las bases de nuestra victoria sobre el enemigo, no nuestras propias obras. Fue en su gracia que Jesús murió para liberarnos de este mundo y restaurarnos a Dios. Su gracia nos aleja de la tentación. Y es su gracia la que nos ofrece cada vez que le confesamos nuestros pecados. La gracia de Dios es poderosa, liberadora, perfecta y llena de amor. Él conoce nuestras debilidades. Él conoce nuestro marco. Pero también es perfectamente capaz de ser fuerte en nuestra debilidad si permitimos que lo sea.

Nunca tendrás que caer en la tentación otra vez. Dios tiene un plan perfecto para cada tentación que se te presente. El enemigo no es más fuerte que tú. Él no es más astuto que tú. Y él no tendrá victoria sobre ti porque tú tienes a Dios, y Dios lo ha derrotado. Tu protector y guardia es el mismísimo Dios que derrotó al enemigo en la cruz y lo arrojará al lago de fuego, lo que provocará su destrucción definitiva. Ese Dios vive dentro de ti, tiene gracia para ti y planea usar tus fallas pasadas y tus debilidades actuales para derrotar poderosamente a tu enemigo.

Pasa tiempo en oración meditando sobre la verdad del poder de Dios sobre el enemigo. Reflexiona sobre tu propia vida y permite que el Espíritu tome tus fracasos pasados ​​y los convierta en futuras victorias. Permite que la Biblia te llene de verdad para combatir las futuras mentiras del enemigo.

Lectura Complementaria: 1 Corintios 10

Por Craig Denison

 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La paz: el destructor de la preocupación
Pastor Rick Warren
Escudo de la fe: protección que el dinero no puede comprar
Pastor Rick Warren
Todos nuestros enemigos bajo de los pies de Jesús
John Piper
Aliviado
Bayless Conley
La oración de edificación personal
Bayless Conley
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple