Descubre tu verdadera identidad

Description

¿Vives de acuerdo a lo que otros opinan de ti o a lo que Dios dice que eres?

En el transcurso de Su ministerio aquí en la Tierra, Jesús visitó la ciudad de Nazaret, donde creció con su familia. Allí se encontró con muchas personas que se decían las unas a las otras: “¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos? ¿No es éste el carpintero…?” (Marcos 6:2-3).

Es verdad, era el hijo del carpintero…, pero era también el Hijo del Dios creador, el Hijo del Todopoderoso, la manifestación de Aquél que tiene el mundo entero entre Sus manos. ¡Qué paradoja! Probablemente estas personas cuestionaban a Jesús porque durante 30 años Su vida había sido totalmente normal y corriente. Vivió como un sencillo artesano, un experto de la madera… y, sin embargo, era plenamente Dios.

La  mirada de sus contemporáneos estaba impregnada de incredulidad y duda. Veían a Jesús a través del filtro del pasado, y no por los milagros que estaba llevando a cabo en ese momento.

Esto es lo que dice el profeta Isaías: “¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?” (Isaías 53:1).

¿Quién de ellos creyó y reconoció a Jesús como el Mesías? En el transcurso de tu vida cristiana, muy seguramente te cruzarás con personas que no reconocerán lo que Dios ha hecho y está haciendo en tu vida, y que intentarán poner en duda Sus promesas para ti. Pero no importa lo que piensen, querido(a) amigo(a), lo que cuenta verdaderamente es que cada día permitas que la mirada de Dios se pose sobre ti, sobre tu alma; que le permitas al Espíritu Santo que te examine y te revele lo que tiene que decirte a ti personalmente.

Te invito a que no vivas según la opinión que otros tengan de ti, ni en función de lo que perciban ni digan de ti, sino de lo que Dios dice. Entonces, sí, a veces te verán y te tratarán como “el hijo/la hija del carpintero”, y no como “ el hijo/la hija del Rey de reyes”, ¡pero no dejes que esto te desanime y te impida cumplir lo que Dios ha puesto en tu corazón! ¡Eres quien Dios dice que eres! ¿Amén?

¡Te deseo un buen día en Su Presencia!

Gracias por existir,
Éric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La pasión por obedecer a Dios
Dr. Charles Stanley
No olvides quién es tu Padre
Itiel Arroyo
Discípulos no cualificados
Itiel Arroyo
Enfocados en el futuro
Pastor Mao
Programados
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple