;

Dependientes

00:00

Description

Así como un niño depende totalmente de sus padres, todos los hijos de Dios debemos depender cien por ciento de Él.

“Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí. Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman. Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá. Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos.” – Juan 15: 4 – 8 NVI

…en aquel momento de la vida cuando nos encantaba depender de nuestros padres y siendo niños disfrutábamos la dependencia.

1. Un niño depende totalmente de sus padres. Sus necesidades básicas y elementales solo pueden ser atendidas por un adulto, quien conoce el mundo, sus afanes y sus peligros. El adulto es la persona que ellos identifican como protector. Así mismo, a pesar de nuestro crecimiento físico, nuestra edad y mentalidad de adultos, deberíamos depender totalmente de Dios como padre y encontrar en él complacencia, disfrute y gozo.

2. Solo los que permanecen adheridos a la fuente pueden ver resultados inmediatos, dar fruto efectivo y abundante, separados de la vid verdadera no podemos hacer nada. Es inútil creerse autosuficiente, solo los que son conscientes de cuanto necesitan estar en él verán su gloria.

3. Quien intima busca la presencia del Señor y hace este principio práctico en su vida. Solo los íntimos entienden cuán grande es su necesidad de quedarse junto a Dios; a mayor relación con el Padre mayor dependencia.

4. En el conocer se afianzan las relaciones. Cuando nos relacionamos con Dios lo más seguro es enamorarnos para nunca separarnos. Cuando el vínculo es honesto no habrá margen de error ni espacio de arrepentimiento. Quien se relaciona con Dios queda envuelto en lazos de amor difíciles de romper que terminamos convirtiéndonos en dependientes de su amor.

5. Vale la pena permanecer en Dios para ver actuar su poder en nuestras vidas y cómo él se hace fuerte en medio de nuestras debilidades, imparte dones y favor, y nos enseña a ser fieles como él mismo lo es.

 


Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Labrando la Tierra del Corazón: La voz de Dios
Primeros15
Vida Eterna (Parte 2)
Frank López
El fruto de permanecer
Primeros15
¿Cómo puedes crecer en humildad?
Un Milagro Cada Día
¿Te sientes como si estuvieses "fuera de juego"?
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple