;

Demasiado ocupados

Description

La crucifixión y resurrección de Jesucristo es prueba de que Dios nunca está demasiado ocupado para nosotros. ¿Lo estás tú para Él?

Estad quietos, y sabed que yo soy Dios; exaltado seré entre las naciones, exaltado seré en la tierra. – Salmo 26:10 (LBLA)

Cada día que pasa parece que estamos más ocupados que antes. A muchos de nosotros no nos alcanza el tiempo para hacer todo lo que tenemos que hacer. Como resultado, por lo menos aquí en los Estados Unidos, han proliferado los negocios que ofrecen sus servicios al paso (drive-thru), como bancos, lavanderías y restaurantes de comidas rápidas. Uno prácticamente puede hacer lo que quiere sin tener que perder tiempo en estacionar y caminar.

Lo que me tomó totalmente por sorpresa fue escuchar que ahora, en algunos lugares, también ofrecen servicios fúnebres al paso. Sí, ha leído bien. Uno puede dar sus respetos a alguien que ha fallecido con sólo ir a la funeraria, hacer la línea correspondiente y pasar por la ventanilla por donde se puede ver al ser querido.

Se me ocurre que, si uno está demasiado ocupado como para no poder dedicar unos minutos para visitar a personas que uno quiere o aprecia, simplemente está demasiado ocupado.

Con Dios es distinto. La crucifixión y resurrección de Jesucristo es prueba de que Dios nunca está demasiado ocupado para nosotros, sino que siempre está dispuesto a escucharnos, a cuidarnos, y a rescatarnos.

La pregunta que queda por hacernos es: ¿estamos nosotros, sus hijos, demasiado ocupados para dedicar unos minutos a estar con él? Si la respuesta es afirmativa, entonces estamos demasiado ocupados y debemos hacernos tiempo para escucharle decirnos cuán importantes somos para él y cuánto nos ama. Les aseguro que quienes han aprendido a apartar regularmente un tiempo para escuchar al Señor, han descubierto que esos momentos son los mejor invertidos del día. Le invito a que usted también lo haga. Aminore la marcha, y escuche al Señor.

ORACIÓN: Querido Salvador, es fácil dejarse llevar por las obligaciones y ocupaciones de este mundo. Ayúdame para que, de ahora en adelante, cada día haga tiempo para escucharte. Gracias por nunca estar demasiado ocupado para mí. Amén.

Related
Ojos velados
Itiel Arroyo
Clave #4 para la oración eficaz – de acuerdo a la voluntad de Dios
Bayless Conley
Fortalezca su fe
Bayless Conley
Dieta espiritual
Pastor Mao
Verdaderos Adoradores (Parte 5)
Randy Morrison
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple