Dejarnos amar

00:00

Description

Aceptar el amor de Dios incluye aceptar su corrección, porque sabemos que lo hace por nuestro bien.

“Y habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.” (Juan 13: 1 NVI)

“Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su Señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.” (Juan 15: 15 RVR1960)

“Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María la esposa de Cleofas, y María Magdalena. Cuando Jesús vio a su madre, y a su lado al discípulo a quien él amaba, dijo a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego dijo al discípulo. Ahí tienes a tu madre. Y desde aquel momento ese discípulo la recibió en su casa.” (Juan 19:25-27 NVI)

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

… en la frase que dijimos ayer: “Jesús no se da por vencido contigo”. Eso solo sucede porque él nos ama.

1. Leer, orar, visionar y esperar son acciones poderosas que deben llevarnos a resultados importantes en todo lo que hacemos, comenzando por una transformación desde el amor.

2. Juan fue corregido, no bajo el castigo de dejar de hacer algo o de quitarle algo, sino desde la enseñanza. Jesús fue, es y será un maestro por excelencia y hoy nos sigue corrigiendo de la misma manera y con el mismo objetivo en búsqueda de una transformación que nos beneficie a nosotros, a nuestras familias y a todo lo que nos rodea.

3. Juan se dejó amar al dejarse corregir, no se opuso a la disciplina del Señor y menos a ser transformado. La corrección trae transformación. No hay transformación sin corrección.

4. Si hemos sido disciplinados, pero no hubo transformación, entonces se perdió el verdadero sentido de la corrección. En los discípulos de Jesús hubo transformación desde al amor, la fe y la enseñanza.

5. En el interior del círculo de amor había un lugar secreto donde el amado Juan había recibido el permiso de morar. Sobre la montaña del amor del Salvador había una cima un poco más elevada que el resto del monte y allí a Juan se le permitía estar muy cerca de su Señor.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El camino del quebrantamiento
Dr. Charles Stanley
Libres como hijos
Dr. David Platt
"No vuelvas a la aldea"
Pastor Mao
3 pasos para recibir un milagro
Andrés Corson
Acceso Libre (Parte 2)
Randy Morrison
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple