;

Decepciones y desilusiones

00:00

Description

Las decepciones en la vida son inevitables, pero lo que sí podemos evitar es que nos distraigan y afecten al punto de bloquear nuestro camino al éxito.

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Consideren a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que su ánimo no se canse hasta desmayar”. – Hebreos 12:2-3 RVR1960

“De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas, Y la buena fama más que la plata y el oro”. – Proverbios 22:1 RVR1960

“El avisado ve el mal y se esconde; mas los simples pasan y reciben el daño”. – Proverbios 22:3 RVR1960

“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. – Proverbios 22:6 RVR1960

"¿Has visto hombre solícito en su trabajo? Delante de los reyes estará" – Proverbios 22:29 RVR1960


Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

 

Esta mañana me levanté pensando...

… en que las promesas de Dios para nosotros se activan sobre el riel de las prioridades organizadas con sabiduría.

1. El mal manejo de las decepciones y desilusiones nos estancan al impedir que nos movamos sabiamente. Es tiempo de preguntarte, ¿cómo has manejado las desilusiones y decepciones en tu vida?

2. La decepción es inevitable. Todos en algún momento encontramos contratiempos personales y profesionales. Podemos sufrir decepciones en la familia, en el trabajo, con nuestros amigos o en medio de nuestras relaciones sentimentales, laborales y aún ministeriales. Saber lidiar con la decepción es importante para el éxito y el buen desarrollo en todas las áreas.

3. Es de necios alimentar las decepciones; es de sabios eliminarlas. Nos diferenciamos los unos de los otros cuando las enfrentamos sabiamente.

4. La manera más sabia de manejar una decepción o desilusión es reconociéndola, identificándola, y dándonos cuenta de que siempre estaremos expuestos a las decepciones y que queramos o no debemos aprender a enfrentarlas.

5. Las decepciones mal manejadas oscurecen la visión y se llevan la pasión por lo que hacemos, pues nos desconcentran de nuestras prioridades. Nos mantienen anclados al pasado convirtiéndose en resentimiento, odio o amargura.

Related
Buscando la Paz
Bayless Conley
La Victoria Surge de la Adversidad (Parte 1)
Bayless Conley
La Victoria Surge de la Adversidad (Parte 2)
Bayless Conley
Superando las crisis
Sixto Porras
Las decepciones y el ejemplo de Jesús
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple