Debemos virar para realmente cambiar

Description

¿Se siente estancado esperando ver cambios en su vida pero no viendo los resultados? Este mensaje le puede ayudar.

“¿Usted sabe qué hacer cuando se está navegando en un velero y se pierde impulso? Se vira el timón y se cambia de rumbo. De igual forma debe tratar una táctica diferente con su hijo”.

Le di pausa al episodio de mi show favorito de televisión y tomé un cuaderno de notas. El poderoso ejemplo era demasiado bueno para ignorarlo. 

Es cierto y yo me identifico con este punto. Yo acostumbraba a navegar en velero en una bahía en la costa sur de Brasil y lo que el personaje describe aquí arriba es exactamente lo que con frecuencia pasaba cuando yo llegaba al mar abierto con mi pequeño bote. Mientras me mantenía dentro de la bahía, era fácil navegar las aguas. Pero si yo decidía aventurar por las afueras de la bahía hacia el mar abierto, inmediatamente perdía impulso. En los días tranquilos, sin viento, me quedaba varada por un tiempo, hasta que cambiaba de rumbo. Una vez que viraba, mi bote continuaba su curso aventurero hacia el alto mar.

Dicen que la definición de locura es hacer la misma cosa una y otra vez y esperar diferentes resultados. En el show de TV que yo estaba viendo, el padre no lograba conectar con su hijo adulto, a pesar de lo mucho que trató. Él se mantenía dándole consejos al hijo, buscándole, nada más para concluir que mientras más trataba, el hijo más se distanciaba de su padre ansioso. La frustración por perder control de la situación envió al padre a enfrentar un torbellino de emociones, mientras que éste trataba con obsesión de obtener el respeto de su hijo al cometer el mismo error una vez más.

Pareciera que no pudiéramos evitarlo, ¿cierto? Queremos hacer lo que es correcto, pero nos hallamos repitiendo el mismo patrón de comportamiento que está grabado en nuestras almas. Queremos seguir comiendo lo mismo y, aun así, perder peso. Queremos comportarnos de la misma manera con nuestros esposos y esperar que el romance florezca. Continuamos dándole poca atención a nuestros hijos y queremos que se comporten mejor. Seguimos navegando el mismo mar sin viento, siguiendo la misma ruta. En nuestra terquedad, deseamos obtener cambio sin cambiar. Locura.

El apóstol Pablo abrió su corazón cuando habló de esta característica cruel del hombre. Queremos hacer el bien, pero con frecuencia no lo hacemos. ¿Por qué? Porque no lo podemos hacer por nuestras propias fuerzas. Nuestra carne nació con la tendencia de alcanzar sus propios deseos, aunque haya obtenido el mismo mal resultado una y otra vez.

Nuestra única esperanza es si dejamos que Dios nos cambie primero. Sólo Él puede cambiar nuestros corazones endurecidos. Nada ni nadie más puede. Es verdad. Cuando trato con todas mis fuerzas de controlar mi vida, pareciera que tan solo reforzara la definición de locura. Pero cada vez que dejo de tratar de controlar mis circunstancias y, por el contrario, las entrego a las manos poderosas de Dios, Él fielmente respira un viento nuevo a mi velero; guiándome al curso que Él ha planeado.

Ciertamente yo creo que el verdadero cambio solamente llega cuando permito que Dios me cambie primero. No me gusta. Ni un poquito. Pero cuando miro atrás, debo decir que mis mejores viajes han sido aquellos en los que le he permitido a Él dirigir. Es un voto de confianza a la vez. Es hacer menos y escuchar más. Acelerar menos y esperar más. Sólo así podemos realmente encontrar el viento verdadero y sonreír, mientras nos damos cuenta de que estamos finalmente navegando en el curso correcto.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Consejos para manejar las cargas
Dr. Charles Stanley
Despiértame la paz
Jonathan Domingo
Algo Bueno Va a Pasar
Roberto Bautista
¡Menos mal que Dios no es como yo...! (Parte 1)
Wendy Bello
Crucemos al otro lado
CALVARY:enEspañol
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple