;

Dar fruto

00:00

Description

A todo árbol le llega su tiempo de dar fruto; si permanece, no tiene otra opción que fructificar.

“Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí. Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman. Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá. Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos.” – Juan 15: 4 - 8 NVI

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en que hace algunos años un joven llegó a mi oficina y en medio de una conversación me dijo: “no quiero depender de mis padres”. A todos en algún momento de la vida nos entra el deseo de sentirnos independientes.

1. Todos hemos visto un árbol con sus ramas y también con su fruto, esa es la realidad de la naturaleza. Cuando camino en medio de los árboles y los veo dar su fruto jamás escucho su clamor para fructificar; el esfuerzo de un árbol no está en dar fruto, su responsabilidad está en alimentarse del agua, los nutrientes y el sol que también necesita.

2. Por naturaleza el árbol tiene inmerso el potencial para dar fruto, solamente tiene que permanecer en la tierra alimentándose y su fruto se dará sin mucho esfuerzo. Pero Jesús nos dirige la mirada hacia una rama, un fruto y un arbusto de vid, donde todos existen bajo el equilibrio de la creación, acomo ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid.

3. Cuando se despega la rama del árbol y no recibe más la savia, el nutriente para crecer y dar fruto, aunque tenga el potencial ya ha dejado de alimentarse de su fuente y en ese momento no podrá dar fruto por sí sola.

4. A todo árbol le llega su tiempo de dar fruto, si permanece, no tiene otra opción que fructificar. Jesús siempre toma su lugar y nosotros debemos tomar el nuestro como ramas que saben depender de él.

5. Nosotros tampoco podremos dar fruto si no permanecemos en él. Permanecer es reconocer nuestra necesidad y dependencia de Dios; vienen días de mucho fruto y de comprender que separados de él no podemos hacer nada.

 


Related
La pasión por obedecer a Dios
Dr. Charles Stanley
Fruto vs. Mejor Fruto
Pastor Mao
Un fruto para los demás
Pastor Mao
Enfocados en el futuro
Pastor Mao
Obediencia tras obediencia
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple