;

Dale carta blanca al Señor

Description

Dios te ama y no hará nunca nada que te dañe, pero debes darle total libertad para trabajar en tu vida a Su manera.

En el evangelio de Juan podemos leer la historia de un hombre que llevaba muchos años enfermo. Este hombre estaba recostado junto al estanque de Betesda, y esperaba recibir algún día un milagro que le sanase de su enfermedad.

“Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano?” (Juan 5:6).

La pregunta es extraña, ya que la respuesta parece evidente. El hombre respondió: “Señor, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo” (Juan 5:7).

El “sistema clásico” en el estanque de Betesda, por así decirlo, era el siguiente:

- Un ángel descendía y agitaba el agua.

- El enfermo bajaba al estanque.

- El enfermo era sanado.

Sin embargo, Jesús rompe todos los esquemas. Sencillamente ordena a este hombre que se levante, que recoja su cama y ande. ¡Y eso es exactamente lo que pasó! El hombre fue totalmente curado. 

Jesús se salió de lo normal, de lo establecido, para sanar a esa persona. ¿Piensas que Dios puede actuar así en tu vida? ¿Estás dispuesto(a) a darle carta blanca para que actúe de la forma que Él quiera en tu vida?

Querido(a) amigo(a), Dios te ama y no hará nunca nada que te dañe. Si quieres ver cómo esa situación que te estresa mejora, te invito a que se la entregues a Él por completo. Ponla en Sus manos, confía en Él y espera a ver lo que Dios va a hacer. ¡Él hace milagros increíbles!

¡Gracias por existir!

Éric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Preocupaciones
Pastor Mao
¡No temas a nada!
Un Milagro Cada Día
El fin, o tal vez no
Cristo Para Todas Las Naciones
¡Escucha a tu Consejero Divino!
Un Milagro Cada Día
¿Y si la fe fuese como una cápsula de café?
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple