¿Dónde eres necesario?

00:00

Description

La preocupación mal manejada nos lleva a tomar decisiones desesperadas, incluso a huir.

“¿Por qué te abates, alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera en Dios." (Salmos 42:5 RVR1960)

“Echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros." (1 Pedro 5: 7 RVR1960)

“No se preocupen por nada. Que sus peticiones sean conocidas delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” (Filipenses 4: 6 RVC)

“Aunque deba yo pasar por el valle más sombrío, no temo sufrir daño alguno, porque tú estás conmigo; con tu vara de pastor me infundes nuevo aliento.” (Salmos 23: 4 RVC)

“Esfuércense y cobren ánimo; no teman, ni tengan miedo de ellos, porque contigo marcha el Señor tu Dios, y él no te dejará ni te desamparará.” (Deuteronomio 31:6 RVC)

“El Señor es bueno; es un refugio en el día de la angustia. El Señor conoce a los que en él confían…” (Nahúm 1: 7 RVC)

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

… en cuántas veces hemos echado a perder algún proyecto, una enseñanza o un plan solo por falta de permanencia.

1. Hay circunstancias específicas donde la permanencia es momentánea, pero debemos tener la sabiduría y el discernimiento para saber cuándo debemos movernos.

2. Pregunta: ¿Dónde eres necesario? ¿Dónde es importante que permanezcas? Por ejemplo, cuando estás con tus amigos y has pasado un buen tiempo, pero ya no eres necesario allí, ahora te esperan en casa.

3. La preocupación mal manejada le da la bienvenida al desespero; por desesperados hemos cometido miles de equivocaciones.  Es necesario que aprendamos a manejar toda situación y no caer en desesperos. Leer, orar y visionar nos enseña a esperar.

4. La desesperación es la pérdida de la esperanza, cuando consideramos que ya no habrá manera de arreglar las cosas, de salir del problema, de organizar tu casa, de superar la prueba.

5. En nuestra alma están los pensamientos, sentimientos y emociones. Es allí donde están pensamientos que nos tratan de perturbar, los sentimientos que tratan de desequilibrarse y las emociones que por alguna razón se quieren salir de control. En ese momento, acudamos al Espíritu de Dios que está por encima de todo y nos ayuda en momentos de debilidad.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Eligiendo orar en lugar de preocuparnos
Ama a Dios Grandemente
Jesús amó a Lázaro aunque lo dejó morir
Itiel Arroyo
A menos que estén de acuerdo
Bayless Conley
Más claro y más lejos
Pastor Mao
Voz de Júbilo (Parte 2): Rompiendo Cadenas
Chris Richards
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple