Cultura de la resurrección (Parte 2)

Description

¿Cómo podemos vivir mejor nuestras vidas en el Espíritu? ¿Cómo podemos experimentar la “vida nueva” prometida en la Palabra?

Pasaje Bíblico: “Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva” – Romanos 6:4

Ayer dedicamos tiempo a buscar pasajes de la Biblia que nos ayudaran a comprender la vida en el Espíritu. Vimos Romanos 6:4 que dice: “Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva”. También en Romanos 8 aprendimos que Dios nos ofreció una vida libre de condenación (Romanos 8:1-2), nos coronó con Cristo como sus coherederos (Romanos 8:16-17) y lo hizo para que nada pudiera separarnos de las profundidades de su amor (Romanos 8:37-39).

Aunque se nos ha dado una vida increíble en el Espíritu a través de Cristo, muy a menudo seguimos viviendo como si su muerte y resurrección hubieran cambiado nuestros acontecimientos cotidianos. Muy a menudo vivimos de acuerdo con la carne en lugar de vivir según nuestra nueva vida en el Espíritu. Entonces, sobre la base de la palabra de Dios, tomémonos tiempo hoy para aprender algunas formas prácticas en que podemos vivir mejor la vida abundante que nos brinda la resurrección de nuestro Salvador.

¿Cómo podemos vivir mejor nuestras vidas en el Espíritu? ¿Cómo podemos experimentar la “vida nueva” de la que Pablo habla en Romanos 6? Todo comienza con crecer en nuestra amistad con el Espíritu. La Biblia nos dice que el Espíritu ora por nosotros cuando no sabemos cómo orar (Romanos 8:26), que nos enseña (Juan 14:26), nos ayuda (Juan 14:16) y nos llena (Efesios 5:18). Pero el Espíritu Santo nunca se impone sobre nosotros. Sólo llena y habla cuando se le pregunta. Tal es la profundidad del amor de Dios por nosotros que espera pacientemente a que nos abramos a él, llamándonos con su bondad amorosa.

Por lo tanto, debemos dedicar tiempo todos los días a ser nuevamente llenos del Espíritu y aprender lo que es recibir su ayuda, enseñanza, presencia y oración. Solo cuando crezcamos en nuestra relación con él en privado, aprenderemos cómo ser dirigidos y usados por él en público. De la misma manera en que no puedes distinguir una voz desconocida en una multitud, te será difícil sentir los llamados del Espíritu Santo en este mundo apresurado y ocupado si primero no lo experimentas en el lugar secreto. Crecer en amistad con el Espíritu es vital y fundamental para vivir la “vida nueva”.

Luego, tenemos que vivir en obediencia a la palabra de Dios. Dios nos ha bendecido con un libro increíblemente práctico destinado a guiarnos hacia una vida abundante y llena del Espíritu. Caminar en obediencia a la palabra es vivir una vida experimentando todo lo que Dios tiene para ti. Entonces, pasa tiempo en la palabra de Dios abriendo tu corazón al Espíritu. Permítele ser tu maestro y comprométete a vivir en obediencia a lo que él te muestre. Obedeciendo la palabra de Dios, descubrirás cuán perfectamente aplicable y poderosa es la Biblia para tu vida.

Por último, dedica tiempo simplemente para recibir el amor de Dios. Vivimos nuestras vidas en una sociedad llena de personas y posesiones que prometen satisfacernos. Estamos rodeados por un mundo que no vive de la experiencia personal con Dios y no es un reflejo de su verdad. Si vamos a vivir en el mundo sin ser parte de él, como nos lo dice Romanos 12:2, debemos pasar tiempo experimentando la realidad del amor de Dios. Debemos permitir que su presencia sea la lente a través de la cual vemos el mundo que nos rodea. La victoria sobre el enemigo proviene de encontrar la realidad de la insondable gracia y amor de Dios. Seguir la guía del Espíritu momento a momento deriva de encontrar la realidad de su cercanía en el lugar secreto. Tienes que pasar tiempo involucrándote en una relación espiritual para vivir una vida espiritual.

Dedica tiempo hoy a crecer en tu amistad con el Espíritu, a leer la palabra de Dios y a recibir el amor de tu Padre celestial al entrar en la oración guiada.

Guía de Oración:

1. Pasa tiempo recibiendo una nueva llenura del Espíritu. Simplemente abre tu corazón y espera por él. Pídele que te haga saber la realidad de su presencia. Pídele que te guíe hacia una amistad más profunda con él. El Espíritu ama hablarnos, ayudarnos y guiarnos porque nos ama. Nunca tendrás un mejor amigo que el Espíritu Santo.

“¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños.” – 1 Corintios 6:19

“Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho” – Juan 14:26

“Pues, si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!” – Lucas 11:13

2. Pasa tiempo comprometiéndote con la palabra de Dios. ¿Qué partes de tu corazón necesitan más vida? ¿De qué partes sientes que el mundo se ha apoderado? Busca pasajes en la Biblia sobre cualquier tema con el que necesites ayuda, ¡y respeta la palabra de Dios! Renueva tu mente y vive hoy en obediencia.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra” – 2 Timoteo 3:16-17

3. Recibe el amor que Dios tiene hoy para ti. Así como para recibir la llenura del Espíritu Santo, pasa tiempo descansando en la presencia de Dios y pídele que te revele su amor. Pregúntale lo que siente por ti.

“Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada” – Juan 15:5

“Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor” – Juan 15:9

Ruego que te transformes al alinear tu vida con la cultura de la resurrección. Que te veas a ti mismo como una persona salvada, redimida, empoderada y liberada. Que vivas en busca de la vida abundante que está disponible para ti. Que las cadenas de este mundo se caigan a la luz de la poderosa gracia de Dios, y que tu vida sea un reflejo de la realidad de la vida, muerte y resurrección de Jesús.

Lectura Complementaria: Juan 15

Por Craig Denison

 

 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Mayor que (Parte 3): Mi lengua
Chris Richards
Un amigo invisible
Itiel Arroyo
La estrategia de Satanás y nuestra defensa
John Piper
La oración que nos llena del fruto de justicia
Dr. Jorge H. López
Disfrute de la plenitud de Su herencia
Bayless Conley
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple