¡Cuando el alma clama!

Description

¿Alguna vez has derramado tu alma en oración a Dios pidiéndole alivio? ¿Recuerdas cuando en tu soledad tu única salida fue clamar al Señor?

"Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?" (Salmos 42: 1-2).

¿Alguna vez has derramado tu alma en oración pidiendo a Dios alivio? ¿Recuerdas cuando en tu soledad tu única salida fue clamar al Señor y Dios de tu vida?

Hace unas semanas fui sorprendida con la visita de una persona que vive en los Estados Unidos. Ella le contaba a mi madre cómo en varias ocasiones fui de ayuda en sus momentos de desesperación. Nunca olvidaré un día que tocó a mi oficina diciéndome que se suicidaría.

Esa tarde oramos al Señor juntas, clamándole por ayuda, por su pronto auxilio en la situación que ella presentaba. Después vimos la mano de Dios obrando en su vida y hoy definitivamente es una mujer diferente.

¡Me alegra saber cómo Dios puede usarnos para Su gloria! Pero también me recuerda las veces que yo he sido esa mujer que ha tenido que venir ante su Dios a clamar en medio de las circunstancias de su vida, en medio del dolor por una situación o por las consecuencias de mis decisiones o de mis desobediencias.

Al clamar a nuestro Dios sucede que:

- Reconocemos que confiamos en Él y que solamente Él puede ayudarnos.

- Reconocemos nuestra incapacidad para ayudarnos a nosotros mismos en las situaciones.

- Confesamos nuestro pecado y necesidad de perdón.

- Hacemos de la oración nuestro recurso primordial acompañado de la Palabra de Dios.

- Nos unimos en oración por otros que están en igual situación.

- Glorificamos al Señor al reconocer nuestra debilidad y Su poder.

Cualquiera que sea la causa de nuestro clamor, en Dios nuestro Señor ¡tenemos consuelo, tenemos alivio, tenemos esperanza!

"De día mandará el Señor su misericordia, y de noche su cántico estará conmigo; elevaré una oración al Dios de mi vida". (Salmos 42:8)

Por Ruth Mota-Bodden

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El campo de batalla de tu mente
Aviva Nuestros Corazones
Cultivando un corazón agradecido en medio de la enfermedad
Aviva Nuestros Corazones
17 verdades que debes saber acerca de tus lágrimas
Aviva Nuestros Corazones
Cuando los días son difíciles y el temor te ahoga
Wendy Bello
Crucemos al otro lado
CALVARY:enEspañol
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple