;

¿Cuál es tu primera reacción?

Description

El mejor medio para recibir la paz sobrenatural de Dios cuando una situación nos preocupa es sentarse en Su Presencia y elegir confiar en Él.

Cuando una situación nos preocupa (un ser querido está enfermo, un amigo nos da la espalda injustamente, una tragedia barre nuestro apacible quehacer cotidiano, etc.), nuestro primer reflejo es el de “hacer algo”. “¡Tienes que hacer algo!” es seguramente lo primero que te viene a la mente.

Un lector me compartió esto a través de un mensaje: “Lo que más me cuesta en mi vida es confiar en Dios en medio de las situaciones complicadas, sin tener un plan de emergencia alternativo en la cabeza. Me cuesta confiar porque sé que tengo aún temores ocultos pero que son profundamente reales en mi corazón”.

Confiar y abandonarse completamente a Dios no es algo natural ni fácil para nosotros como personas, es cierto. Sin embargo, es lo mejor que podemos hacer, como dice el pasaje bíblico: “En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza” (Isaías 30:15).

El mejor medio para recibir la paz sobrenatural de Dios es sencillamente sentarse ahí, en Su Presencia, y elegir confiar en Él. Cuando haces esto, decides dejar que sea Dios el que se ocupe de esa situación que te inquieta. ¿Y quién podrá encargarse mejor que el Señor?

Es cierto, pasar tiempo a solas con Dios para leer Su Palabra y oír Su voz puede darte la impresión de que es una pérdida de tiempo, pero es justamente lo contrario: es en esos momentos cuando das a Dios la posibilidad de que Él haga “algo”. ¡Y ese “algo” será mucho más eficaz que “todo” lo que tú y yo pudiéramos hacer!

Si estás pasando hoy por momentos difíciles, me gustaría orar contigo: “Señor, Tú conoces a mi querido(a) amigo(a) mejor que yo. Conoces su corazón, su vida y sus emociones de una manera perfecta. Te confío ahora su vida, Padre, y te pido que lo(a) bendigas y lo(a) visites en este mismo instante, ahí donde se encuentre. Pongo su situación entre Tus manos, Señor, y confío en que tienes poder para actuar, sanar, liberar y levantar. ¡En el Nombre de Jesús, Amén!”

Gracias por existir,
Éric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La fuente de nuestra esperanza
Dr. Charles Stanley
Voz de Júbilo (Parte 2): Rompiendo Cadenas
Chris Richards
Sanado, transformado, liberado
Primeros15
No pongas un punto final ahí donde Dios ha puesto una coma
Un Milagro Cada Día
¡Nunca estarás solo(a)!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple