Corazón generoso

00:00

Description

Tener claro que todo lo que tenemos y lo que somos es por la gracia de Dios, nos permite compartir libremente nuestras bendiciones.

“Luego David regresó al arroyo de Besor, donde se habían quedado los doscientos hombres que estaban demasiado cansados para seguirlo. Ellos salieron al encuentro de David y su gente, y David, por su parte, se acercó para saludarlos. Pero entre los que acompañaban a David había gente mala y perversa que reclamó: —Estos no vinieron con nosotros, así que no vamos a darles nada del botín que recobramos. Que tome cada uno a su esposa y a sus hijos, y que se vaya. —No hagan eso, mis hermanos —les respondió David—. Fue el Señor quien nos lo dio todo, y quien nos protegió y puso en nuestras manos a esa banda de maleantes que nos había atacado. ¿Quién va a estar de acuerdo con ustedes? Del botín participan tanto los que se quedan cuidando el bagaje como los que van a la batalla.” – 1 Samuel 30: 21 – 24 NVI


Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

 

Esta mañana me levanté pensando...

… en que 1 de Samuel 30 cuenta la historia de David y nos dice que se habían quedado 200 hombres que estaban agotados, ¿qué pasó con sus familias y el botín?

1. A veces hay personas que nos acompañan que no tienen buen corazón; no debemos dejarnos llevar por sus opiniones. Entre los hombres de David había gente perversa que no quería compartir el botín con aquellos que no fueron a la batalla.

2. Un hombre y una mujer de fe responden como lo hizo David: “fue el Señor quien nos lo dio todo”. Él tiene claro que si obtuvieron la victoria fue por la mano de Dios.

3. Aquellos que tienen claro que todo lo que poseen y lo que son es por la gracia de Dios, no tienen ningún problema en compartir su bendición con los demás, aunque estos los hayan dejado a la mitad del camino.

4. A pesar de que los 200 hombres abandonaron a David y al resto del grupo a la mitad del camino, David no guardó ningún tipo de rencor en su corazón. Esto fue lo que le permitió compartir con ellos el botín y regresarles a sus familias.

5. Memoricemos esta frase: “fue el Señor quien nos dio todo”. Esta convicción es la que nos permite actuar con sabiduría.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Cómo calculas el costo antes de comprometerte
Pastor Rick Warren
Las personas fieles son generosas
Pastor Rick Warren
Edificando (Parte 4): Siembra y cosecha
Chris Richards
La Mayordomía (Parte 1)
Guillermo y Milagros Aguayo
La Mayordomía (Parte 2)
Guillermo y Milagros Aguayo
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple