¿Conoces las causas de tu cansancio?

Description

Dios quiere librarte y darle una solución a tu agotamiento, como lo hizo en su día con el pueblo de Israel.

“Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán” (Isaías 40:29-31).

“Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen...”

Hoy quizá te encuentres sin aliento y falto de energía. Para salir de este estado, te invito a analizar claramente las causas de tu agotamiento, para aprender así a controlarlas mejor. Ante todo, debes entender que hay muchas formas de cansancio. Está:

- El cansancio físico.

- El cansancio emocional.

- El cansancio psicológico.

- El “burn-out” o la depresión.

¿Reconoces en ti alguno de estos tipos de cansancio? David decía en un Salmo: “Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy enfermo; Sáname, oh Jehová, porque mis huesos se estremecen” (Salmo 6:2).

Es importante que analicemos las causas del cansancio. Este puede ser originado por falta de sueño, por exceso de trabajo, por dificultades relacionales, enfermedad, presión en el trabajo, una mala alimentación, falta de ejercicio físico, falta de motivación...

Incluso los adolescentes se fatigan y se cansan, dice la Biblia. ¡Qué decir entonces de los que ya no son tan jóvenes, que tienen falta de sueño y que además no paran de trabajar todo el día!

El Señor conoce los motivos de tu agotamiento, y el tipo de cansancio que estás experimentando. Jesús dijo: “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen” (Juan 10:14).

Dios no se cansa nunca de llevar tu cansancio. ¡Él te conoce y te ama, amigo(a) mío(a)! Él conoce tus dolores, y los desafíos a los que te enfrentas.

En este día, Él viene para librarte y darle una solución a tu agotamiento, como lo hizo en su día con el pueblo de Israel: “y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel...” (Éxodo 3:8).

¡Querido(a) amigo(a), empieza a entrar desde este día en el reposo del Señor!

Gracias por existir, 

Eric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Siente, piensa‚Ķ luego actúa (Parte 2)
Sixto Porras
La sabiduría de Dios, ¿nuestro gran tesoro o nuestro último recurso?
Ama a Dios Grandemente
Sigue intentando
Pastor Mao
Proceso
Pastor Mao
Sigue soñando
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple