;

Confiando en Dios

Description

La verdadera confianza en Dios nos debe llevar de una vida de ataduras a una libertad deleitosa.

“Tú eres mi Señor, no hay para mi, bien fuera de Ti”, Salmos 16:2

¿Escuchaste las palabras de David? Es la expresión de una experiencia vivida.

¿Y tú, qué haces cuando tienes problemas? Si ignoras a Dios y te vas detrás de soluciones que a tu juicio son mejores, te harás presa del dios de los narcóticos, las pastillas y las sesiones interminables de terapia, dejando tu adorada chequera en la farmacia y el consultorio médico.

Te sugerimos hacer como David quien dijo: “A Jehová he puesto siempre delante de mí”. No a veces, o a menudo, cuando te acuerdes o cuando estés desesperada y sin salida, sino SIEMPRE. David confió su vida a Dios sin excluir nada y por eso pudo decir: “Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa: Tu sustentas mi suerte. Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos”.

La transición de las ataduras a la libertad fue deleitosa y así será cuando te decidas a confiar plenamente en Dios y ser una Maestra del Bien.

Oración: Amado Dios, tu Palabra dice que “bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza”. Gracias porque tú eres mi luz y mi salvación. No temeré lo que me pueda hacer el hombre. En el nombre de Jesús, amén.

Related
Despiértame la paz
Jonathan Domingo
Cambios
Wendy Bello
¡Menos mal que Dios no es como yo...! (Parte 1)
Wendy Bello
Bendiciones del quebranto
Violeta Guerra
Mi Dios
Maestras del Bien
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple