;

Confiando en Dios

Description

La verdadera confianza en Dios nos debe llevar de una vida de ataduras a una libertad deleitosa.

“Tú eres mi Señor, no hay para mi, bien fuera de Ti”, Salmos 16:2

¿Escuchaste las palabras de David? Es la expresión de una experiencia vivida.

¿Y tú, qué haces cuando tienes problemas? Si ignoras a Dios y te vas detrás de soluciones que a tu juicio son mejores, te harás presa del dios de los narcóticos, las pastillas y las sesiones interminables de terapia, dejando tu adorada chequera en la farmacia y el consultorio médico.

Te sugerimos hacer como David quien dijo: “A Jehová he puesto siempre delante de mí”. No a veces, o a menudo, cuando te acuerdes o cuando estés desesperada y sin salida, sino SIEMPRE. David confió su vida a Dios sin excluir nada y por eso pudo decir: “Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa: Tu sustentas mi suerte. Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos”.

La transición de las ataduras a la libertad fue deleitosa y así será cuando te decidas a confiar plenamente en Dios y ser una Maestra del Bien.

Oración: Amado Dios, tu Palabra dice que “bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza”. Gracias porque tú eres mi luz y mi salvación. No temeré lo que me pueda hacer el hombre. En el nombre de Jesús, amén.

Related
Sonriéndole al futuro
Aviva Nuestros Corazones
Estrés: Te Pule o Te Acaba
Roberto Bautista
Desánimo: un enemigo peligroso
Wendy Bello
Una pasión santa
Violeta Guerra
Mi Dios
Maestras del Bien
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple