Con amor eterno

Description

Nuestro Dios se desvive en los cielos por manifestar todo Su bien y bondad en favor de Su pueblo.

“Y me alegraré con ellos haciéndoles bien, y los plantaré en esta tierra en verdad, de todo mi corazón y de toda mi alma”, Jeremías 32:41

El texto de hoy nos llena de mucho consuelo al pensar que Dios ha prometido con juramento santo que Él “se alegrará en hacernos bien de todo corazón y de toda su alma”. Y yo pregunto, mis hermanas, ¿no es esto algo sencillamente maravilloso?

Pensar que desde la eternidad pasada, cuando no había cielo ni tierra, sol ni luna, planetas ni galaxias, serafines ni querubines, ya Dios había determinado gozarse con necesitadas criaturas como nosotros, explayándose en amor para mostrarnos toda su merced, tal y como lo expresa el texto de hoy: “y me alegraré con ellos haciéndoles bien”. ¡Qué gran Dios es el nuestro! Definitivamente no hay dios como nuestro Dios. Nuestro Dios se desvive en los cielos por manifestar todo Su bien y bondad en favor de Su pueblo.

Y esta hermosa promesa de Dios de hacernos bien está firmemente sellada con una garantía doble:

Primero, que es Dios mismo quien nos ha afincado por Su Palabra en el terreno sólido de Su pacto eterno: “los plantaré en esta tierra en verdad”. Eso quiere decir que nuestras raíces no están plantadas en el suelo pantanoso, movedizo e inseguro de nuestra justicia personal, sino en Sus promesas firmes e imperecederas.

Es Él quien, como buen agricultor, nos ha plantado en la Roca Inconmovible de los Siglos, que es Cristo Jesús. Isaías 61:3 lo expresa hermosamente: “y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya”; y otra vez en Isaías 60:21: “Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra; renuevos de mi plantío, obra de mis manos, para glorificarme”.  Somos plantación de Dios para gloria suya.

Segundo, que hallamos en esta promesa como garantía ciertísima que Él nos bendecirá con una herencia inmutable. Es que Dios involucra activamente todo Su corazón y toda Su alma con el santo propósito de impartirnos Su gracia.

No sé cuántas veces has hecho algo con tanta pasión que tu corazón se ha enamorado y ha quedado cautivado por eso que haces. Bueno, eso es exactamente lo que nos dice la perla de hoy, que Dios se place tanto en esparcir Su bondad en favor de Su pueblo, que todo Su corazón y Su alma han quedado prendidos de amor por eso que hace. Entendemos que esto es un lenguaje figurado, que a modo de ventana nos permite ver el interior del corazón de Dios y percibir cómo Él se deleita grandemente en derramar un bien inmerecido sobre Sus tiernas ovejitas que todavía están de este lado del cielo.

Oración: Gracias Señor por tanto amor hacia nosotras. Ayúdanos a amarte cada día más y expresarlo en toda nuestra manera de vivir. Por Cristo Jesús, amén.

Por Carmen García de Corniel

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Fe es agradecerle a Dios por adelantado
Pastor Rick Warren
El Evangelio, el poder de Dios y el sufrimiento
Dr. David Platt
Crecer en la fe
Dr. Charles Stanley
Dejarnos amar
Pastor Mao
Confianza
Living Room
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple