;

Como corderos en medio de lobos

Description

Dios nos envió a vivir en medio de lobos, pero también nos dio la clave para vencerlos.

“…Id; he aquí yo os envío como corderos en medio de lobos…”, Lucas 10:3

¡Qué concepto tan interesante! El concepto que Dios está planteando aquí es que solo con armas espirituales se logran resultados espirituales.

Es imposible que un cordero convierta a un lobo ni que le gane. Por lo general, el lobo se come al cordero.

De modo que lo que el Señor te está diciendo es: “No confíes solo en que vas a ganar la batalla de la calle con las armas del mundo. Tampoco quieras ser más lobo que ellos. Lo que debes buscar son las armas espirituales que te he dado. No tengas miedo de ser cristiano. No tengas miedo de venir desde el punto de vista de la eternidad».

Lo que hace un cordero es pararse en medio de los lobos y dejar de tenerle miedo a la muerte. Por eso, llegó la hora de que salgamos a esa vida y dejemos de temerle a la muerte.

Muchos cristianos mueren cada día. Mueren en sus angustias, mueren en sus problemas. Llegó la hora de que no le temamos a la muerte, no porque no exista, sino porque está debajo de nosotros.

La vida que tenemos está en Cristo y tenemos Su eternidad en nosotros. Nuestra relación con Él es más importante que nuestras circunstancias. Debido a que Él va a cubrir, va a sanar y va a ministrar a través de nosotros, es probable que hasta los lobos se conviertan.

Este primer llamado es a salir entendiendo que solo con armas espirituales lograrás estar en medio de lobos. Luego, sí vas a necesitar una lingüística poderosa, un diseño de acciones, una manera de relacionarte.

Pero aun así, si no hay certeza en tu corazón de que es Cristo el que te da las fuerzas, es difícil que logres el resultado extraordinario por más técnicas que hayas aprendido.

Lo extraordinario se logra con lo que Dios ya nos dio bajo nuestra elección de ir en medio de lobos.

Related
Jesús convierte la desesperanza en esperanza sin fin
Pastor Rick Warren
La Calavera (Parte 1)
Juan Vereecken
Tierra Prometida (Parte 3)
Frank López
¿Lo tocas o lo aprietas?
Héctor Teme
Si acaso se me olvida (Parte 3): El amor de Dios
Guillermo y Milagros Aguayo
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple