Coleccionistas

Description

Hay muchas cosas que se pueden coleccionar, pero no todas son de valor, especialmente algunas que guardamos en el corazón.

El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas”, Mateo 12:35

¡El corazón es un coleccionista!

¿Lo sabías? Atesora todo tipo de cosas, algunas buenas y otras malas, como recuerdos, sentimientos, actitudes, ideas, palabras, relaciones, prácticas, etc. Lo peligroso de esto es que Proverbios 4:23 dice que del corazón mana la vida. Esto implica que según lo que tengamos en él, sea bueno o malo, el uno gobernará sobre el otro y nosotras nos destacaremos y seremos controladas por el que más tengamos de los dos.

Ya que inevitablemente el corazón es el asiento de nuestros valores y tesoros, es importante entonces evaluar las cosas que hay guardadas en él sabiendo que algún día daremos cuenta a Dios (Mateo 12:36) y porque esto determina la clase de carácter que exhibimos, sea amargo o agradable.

La Escritura enseña que "de la abundancia del corazón habla la boca" (Mateo 12:34) y que es del corazón de donde "salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias" (Mateo 15:19). Bien vale que lo revisemos periódicamente y lo sometamos al escrutinio de la Palabra de Dios para que pueda ser sanado y mantenerse limpio y renovado.

Amadas, saquemos las inmundicias que nos dañan de nuestro corazón. En lugar de ello coleccionemos versículos bíblicos, “salmos, himnos y cánticos espirituales” (Colosenses 3:16). Pensemos “en todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; en todo lo que hay virtud, y es digno de alabanza” (Filipenses 4:8). ¡Venzamos con bien el mal!

Oración: Padre Santo, te entregamos todo lo que nos daña. En tu nombre perdonamos TODO y dejamos ir la tristeza, la amargura y nuestros ofensores. Queremos un carácter renovado, agradable y considerado, y queremos ser coleccionistas de los recuerdos de tus bondades. Libéranos de nuestras cargas y renuévanos, no queremos ser igual, porque todo lo que hay dentro de nuestro corazón necesita más de ti. Por Cristo Jesús, amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Cuando el desánimo toca a tu puerta
Aviva Nuestros Corazones
Emociones fuera de control
Aviva Nuestros Corazones
30 cosas que he aprendido acerca de las emociones
Aviva Nuestros Corazones
¿Qué hago con mis emociones?
Aviva Nuestros Corazones
Cuando la pila de ropa sucia no se termina y yo quiero cerrar la puerta
Wendy Bello
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple