;

Claro como el cristal

Description

Si reconoces a Jesús como tu Salvador, tu visión espiritual es excelente.

“Al pasar, Jesús vio a un hombre que era ciego de nacimiento… ‘Mientras que estoy en el mundo, soy la luz del mundo.’ Dicho esto, escupió en tierra, hizo lodo con la saliva y untó el lodo en los ojos del ciego; entonces le dijo: ‘Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que significa ‘Enviado’).’ El ciego fue, se lavó, y al volver ya veía.” – Juan 9:1, 5-7

Mientras escribo esto, me enfrento a una cirugía en la vista por una lesión macular, lesión que me ha quitado una pequeña parte de mi visión central, y por lo cual envidio al ciego de nuestra historia. ¡Qué bendición que el Creador del universo interviniera y reparara personalmente su ceguera! Y lo hizo con barro, haciendo eco a la creación original.

Pero Jesús hizo más por él, y por nosotros, que simplemente arreglar su visión física. Lee todo el capítulo 9 del evangelio de Juan. Este hombre tiene en claro quién es Jesús y lo que ha hecho por él. Él es quien le sanó la vista con un milagro que nadie más que Dios puede hacer. Está claro que Dios está con Jesús. Y cuando Jesús lo encuentra nuevamente en el templo, la visión del hombre es aún más aguda: lo reconoce como el Hijo del Hombre y como Dios, y lo adora.

Mi visión física no es tan buena, y la tuya tampoco. Pero si reconoces a tu Salvador Jesús, tu visión espiritual es excelente. Jesús es el Hijo del Hombre, el que Dios prometió enviar al mundo para salvarnos a todos. Él es el Hijo de Dios que usó su sangre para sanarnos de nuestra ceguera espiritual. Él es quien nos liberará en el tiempo de Dios de todas nuestras debilidades, incluso de nuestros problemas físicos; porque Jesús es el autor de la nueva creación en la cual viviremos para siempre con él. Por su muerte y resurrección tenemos la esperanza de una renovación total, tanto en cuerpo como en alma, cuando Jesús venga de nuevo de acuerdo con su promesa.

ORACIÓN: Padre, ayúdame a reconocer a mi Salvador y a confiar en él siempre. Amén.

Para reflexionar:

- ¿Por qué crees que Jesús usó su saliva para hacer barro, en lugar de solo decir una palabra y sanar al hombre?

- ¿Cómo reconoce tu corazón a Jesús?

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El pan
Ministerios En Contacto
Sentado a la mesa con la Gracia
Itiel Arroyo
Tengo papá
Edwin Castro
Señales
Cristo Para Todas Las Naciones
Ayuda para la lucha
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple