Causas de Esclavitud Económica

Description

Tenemos problemas financieros no porque seamos tontos, sino porque nos falta criterio bíblico para tomar decisiones económicas.

A veces cuando queremos arreglar el auto, especialmente en el caso de los hombres, vamos y miramos en el manual que vino de la compañía. Después de leer toda la información y todas las instrucciones, vamos y lo arreglamos porque nos hemos preparado para hacerlo. 

Sin embargo, cuando se trata de las finanzas, no leemos nada, no nos preparamos, no le preguntamos a nadie cómo manejar mejor el dinero. Y tampoco le comentamos nuestros problemas a nadie. Pero Dios sí los sabe. Así es que Dios le quiere desafiar ahora mismo a que se prepare y comience a manejar su dinero de acuerdo a Sus principios y a Su santa voluntad. 

Quiero darle tres consejos prácticos, tres principios que le ayudarán a manejar mejor sus finanzas. Proverbios 24:3 y 4 dice: “Con sabiduría se edificará la casa, y con prudencia se afirmará; y con ciencia se llenarán las cámaras de todo bien preciado y agradable”. 

Sabiduría no es tener conocimiento o poseer cierta información. Es información, conocimiento y entendimiento, sumados al criterio de saber qué es lo correcto que se debe hacer. En el primer capítulo de Santiago se nos enseña que si alguno de nosotros tenemos necesidad de sabiduría, se la pidamos al Señor. 

Entonces, mi primer consejo, es que desde hoy mismo comience a orar con regularidad: “Señor, necesito de tu sabiduría para manejar mi vida económica y me comprometo delante de ti a obedecer tus preceptos”. No menosprecie el poder de la oración. Comience a orar al Señor pidiendo sabiduría financiera y Él se la concederá. Comience el día de hoy, hágalo quizás durante las comidas, pero comience a hacerlo ahora. 

La prudencia, por otro lado, es esencial para el éxito económico a largo plazo. Muchas de las pérdidas económicas que observamos entre los hombres de negocios de Latinoamérica se deben a inversiones erradas y decisiones apresuradas en el ámbito de los negocios. 

Segundo consejo: comience a aplicar la prudencia en su toma de decisiones económicas. Tómese un tiempo razonable para orar y buscar en la Palabra de Dios la dirección del Señor, tanto en las inversiones pequeñas como en las más importantes. A pesar de que usted “sienta” que el Señor quiere que haga algo, no siga los sentimientos que tiene en el corazón, siga la Palabra de Dios. Recuerde: “Engañoso es el corazón…”. 

Finalmente, la palabra “ciencia” se traduce en la Nueva Versión Internacional como “buen juicio”. La única manera de poder tener buen juicio en la toma de decisiones es tener la información correcta, educarse. Aquí está el tercer consejo: edúquese. De ahora en adelante invierta tiempo en aprender sobre mayordomía integral, es decir, cómo quiere Dios que usted administre las tres “t”: tiempo, talento y tesoros. Así, no sólo evitará la esclavitud financiera, sino que terminará para siempre con ella.


Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Los administradores sabios del dinero miran hacia adelante
Pastor Rick Warren
¿Cuál es tu diagnóstico?
Edwin Castro
Ley de las manos productivas
Dr. Andrés Panasiuk
Administrando las riquezas
Dr. Andrés Panasiuk
Cómo comprar un auto
Dr. Andrés Panasiuk
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple