Caminos engañosos

Description

No solo debemos alejarnos del pecado, sino de todo aquello que nos pueda conducir a él.

“No entres por la vereda de los impíos, ni vayas por el camino de los malos. Déjala, no pases por ella; apártate de ella, pasa”, Proverbios 4:14-15

Una de las trampas más sutiles con que Satanás intentará engañar a muchas creyentes desprevenidas es haciéndoles creer que ellas pueden estar lo suficientemente cerca del pecado sin caer en él. Satanás les susurrará al oído que estar cerca del pecado, no es pecar. Les hará creer que son lo suficientemente fuertes como para resistir todo tipo de tentación, porque en esa hora de debilidad, Dios estará con ellas para sostenerlas entre Sus brazos para que sus pies no sufran tropiezo.

Pero mi amada hermana, eso es una vil artimaña del enemigo para destruir tu alma; él sólo viene a hurtar, matar y destruir, tres acciones negativas cuyas consecuencias te marcarán para siempre, según nos enseñó el Maestro en Juan 10:10.

Recuerda que nadie puede tomar lodo en las manos sin que éstas se ensucien. Salomón nos advierte en Proverbios 6:27, que “nadie puede tomar fuego en su seno sin que sus vestidos ardan”. Tengamos siempre presente el ejemplo negativo de Sansón, que por estar coqueteando con el pecado terminó en muy mala forma sus días de gloria pasada. Ningún creyente puede vivir cerca de gente de hábitos pecaminosos sin que nada le suceda con el tiempo. Nadie puede convivir con personas inmorales sin participar de sus inmoralidades, o entre borrachas sin ser tentada a probar bebidas embriagantes, o coquetear con hombres sin quedar atrapada entre sus redes. Es solo cuestión de tiempo.

El pasaje de hoy nos amonesta sobre esas sendas peligrosas que han tomado algunas y da una clara alerta a nuestras conciencias al decir: “No entres por la vereda de los impíos, ni vayas por el camino de los malos. Déjala, no pases por ella; apártate de ella, pasa”. Hay que evitar todo aquello que no es bueno y saludable. Tenemos que huir de todo aquello que sea malo, de moral dudosa o que tenga apariencia de pecado. Si no quieres pecar contra Dios debes evitar toda vereda que pueda conducirte por la ruta del pecado, porque de lo contrario, nunca podrás ser victoriosa sobre el pecado.

Pablo nos exhorta en 1 Tesalonicenses 5:22 “Absteneos de toda forma de mal”. Todos los hombres bíblicos que fueron victoriosos sobre el pecado, no sólo huyeron del pecado propiamente dicho, sino aun de todo aquello que podría conducirlos al pecado. Tomemos el caso de José en Génesis 39:10 frente a las insinuaciones de la mujer de Potifar que lo hostigaba y acosaba cada día, y dice la Biblia que “José no la escuchaba y evitaba estar solo con ella”; ése era un hombre íntegro.

Si queremos gozar de las bendiciones de Dios, debemos evitar no sólo el pecado y toda apariencia de pecado, sino también todo camino que nos pueda conducir al mismo.

Oración: Dios y Padre mío, dame sabiduría para discernir y evitar todo sendero dudoso, y no entrar por la vereda de los impíos. En el nombre de Jesús, amén.

Por Carmen García de Corniel

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Las luchas
Mark Jeske
La mujer samaritana
Edurne Mencía
Cuatro Formas de Tener una Vida Significativa (Parte 1)
Bayless Conley
Enfermedad, pecado o sabotaje
John Piper
Para cuando no "vemos" a Dios
Wendy Bello
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple