Cambiar requiere el Espíritu Santo

Description

La primera decisión que debemos tomar para hacer cambios en nuestras vidas es reconocer que no podemos hacerlo solos.

“Ya que han oído sobre Jesús y han conocido la verdad que procede de él, desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño. En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo”, Efesios 4:21-24 (NTV). 

Necesitas más que solo fuerza de voluntad en tu vida. Necesitas el poder de Dios. 

El “fruto del Espíritu” son las cualidades que Dios pone en tu vida cuando el Espíritu Santo vive a través de ti. Estas son amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. 

¿Cómo produce Dios el fruto en tu vida? No es por la fuerza de voluntad. Tú no sales y dices, “¡Soy una persona más paciente!” Así no funciona. 

Es como amarrar unas naranjas a un árbol de eucalipto y decir que es un árbol de naranjas. Esto no funciona de esta manera. El fruto puede venir solo de adentro. El Espíritu Santo tiene que hacerlo crecer desde adentro -su Espíritu viviendo a través de ti. 

¿Cómo trabaja el Espíritu Santo en tu vida? La respuesta es gradualmente: “El Señor, quien es el Espíritu, nos hace más y más parecidos a él a medida que somos transformados a su gloriosa imagen”, 2 Corintios 3:18 (NTV). 

Cuando Dios quiere hacer un champiñón, Él toma seis horas. Cuando Dios quiere hacer un roble, Él toma 60 años. La pregunta es: ¿Quieres que tu vida sea como un champiñón o como un roble? 

No acumulaste tus heridas, hábitos y complejos de la noche a la mañana. ¡Tomó bastante tiempo convertirte en lo que eres! 

Alguien se acercó a mí una vez y me dijo, “Pastor Rick, necesito que me ayude a resolver el problema en mi matrimonio”. “¿Cuánto tiempo has estado casado?”, le pregunté; “Quince años”, respondió. Entonces le volví a preguntar, “¿Hace cuánto has tenido este problema?”, y dijo, “Diez años”. “¿Y tú quieres una respuesta en cinco segundos? -le respondí- No es posible. Tienes que pelar la cebolla una capa a la vez”.   

El Espíritu Santo trabaja dentro de nosotros para convertirnos, gradualmente, más y más como Él. Tu carácter es la suma total de tus hábitos. Tu responsabilidad es desarrollar nuevos hábitos para cambiar. 

Reflexiona sobre esto: 

  • ¿Qué nuevos hábitos quieres desarrollar para que el Espíritu Santo pueda trabajar continuamente en tu vida y hacerte más como Cristo?
  • Pide a tu grupo de estudio o a la persona con quien rindes cuentas que te apoyen en oración mientras desarrollas estos nuevos hábitos.

 

Para más recursos en español de Esperanza Diaria, haz clic aquí. 

Este devocional ©2016 por Rick Warren. Todos los derechos reservados. Usado con permiso.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Una vida firme
Dr. Charles Stanley
Olvida el pasado y, por el contrario, concéntrate en tus metas
Pastor Rick Warren
¿Dónde está Dios en medio de tus pruebas?
Edwin Castro
Pruebas y propósitos
Daniel Arbolaez
¿Qué te dice Dios cuando está en silencio?
Héctor Teme
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple