Cambiando el mundo una vida a la vez

Description

El apóstol Andrés modeló el grandioso poder que hay en simplemente vivir una vida transformada para Cristo e invitar a otros en el proceso.

“Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan, y habían seguido a Jesús” – Juan 1:40

Solo hizo falta un hombre.

Su nombre no es bien conocido. No era un autor, un conferencista o alguien con una gran plataforma.

Lo que hizo tenía una pequeña audiencia cada domingo en la mañana en su iglesia local donde enseñaba a un grupo de hombres jóvenes en la escuela dominical.

Su nombre era Edward Kimball.

Edward era un hombre de hablar suave, tímido, que se ponía nervioso hablándoles a otros sobre Jesús. Cuando piensas en un evangelista dinámico y valiente, Edward era lo contrario. Aun así, a pesar de lo que el mundo dice que le faltaba, lo que Edward poseía Dios lo usó para cambiar miles, quizás millones de vidas.

Él tenía el deseo de hablar a otros sobre Jesús.

Un día en concreto, en una concurrida calle de Boston, Edward caminó a la zapatería en la que uno de los muchachos de su clase de escuela dominical trabajaba reparando zapatos. Este chico en particular era rudo, sin educación y no sabía nada sobre la Biblia. Sin embargo, a pesar de todo eso, Dios había puesto en el corazón de Edward el deseo de compartir el evangelio con él. Y eso hizo.

“No recuerdo lo que dije, algo sobre Cristo y Su amor, eso fue todo” – Edward Kimball

Pero eso era todo lo que hacía falta: el plan de salvación explicado en términos sencillos.

Ese día, en la trastienda de una zapatería en Boston, Massachusetts, D.L. Moody dio su corazón a Cristo y el resto es historia.

D.L. Moody se convirtió en un evangelista increíble en los Estados Unidos e Inglaterra durante la segunda mitad del siglo 19. Fundó el Instituto Bíblico Moody, una maravillosa contribución para un hombre que no tuvo educación formal y no podía leer la Biblia. A través del Instituto Bíblico Moody miles de misioneros, pastores y trabajadores cristianos han sido entrenados y enviados al mundo para hacer un impacto para Cristo.

Y todo esto por un hombre que tuvo el deseo de hablar a otros sobre Jesús.

Edward Kimball se parecía mucho a Andrés.

Justo después de que Andrés encontrara a Jesús, fue a buscar a su hermano Simón (Pedro) y lo llevó ante Jesús. El deseo de hablarles a otros de Cristo había nacido en el corazón de Andrés.

“Este halló primero a su hermano Simón, y le dijo: Hemos hallado al Mesías (que traducido es, el Cristo). Y le trajo a Jesús.” – Juan1:41-42

Andrés ofreció una sencilla invitación.

¿Cuántas veces complicamos el proceso al añadir presión innecesaria cuando todo lo que realmente necesitamos hacer es llevar a otros a Cristo? En lugar de confiar en que el Espíritu Santo va a obrar en sus corazones mientras les hablamos de Jesús, cometemos el error de pensar que debemos tener las respuestas correctas o usar palabras persuasivas para hablar a otros sobre Jesús.

Pero no vemos eso en la vida de Andrés. Andrés modeló para nosotras el poder de vivir una vida transformada para Cristo y de invitar a otros en el proceso.

“Pedro predicó en Pentecostés y tres mil personas se añadieron a la iglesia. Nada en la Escritura indica que Andrés predicara alguna vez a la multitud. Pero recuerda que él fue quien llevó a Pedro a Cristo. En la providencia soberana de Dios, el acto de fe de Andrés de llevar a su hermano a Jesús fue el acto que llevó a la conversión al hombre que predicaría aquel sermón en Pentecostés. Todo el fruto del ministerio de Pedro es también el fruto del testimonio de Andrés” – John MacArthur

A causa de que un hombre llevara a su hermano a Jesús, miles de vidas fueron cambiadas para la eternidad.

Nunca desestimes el poder de invitar a otros a venir a Cristo.

Ayúdame a orar por más discípulos como Andrés en nuestra generación. 

Por Angela Perritt

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Luz del mundo
Maestras del Bien
Luz en la oscuridad
Primeros15
La parábola de la lámpara sobre una repisa
Primeros15
Digno de imitar
Pastor Mao
Pérdida del sabor
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple